400 pescadores artesanales pueden trabajar en las islas

La flota china tiende sus redes en Galápagos

- 18 de Agosto de 2017 - 00:00

La Armada Nacional estima que el área que ocupan las naves en esas aguas es equivalente a la de la Provincia del Guayas. La institución reveló limitaciones.

Desde 2014 hasta la actualidad, 18 embarcaciones (17 nacionales y una extranjera) fueron detenidas por operar en la Reserva Marina de Galápagos. La última captura fue la del navío de bandera china Fu Yuan Yu Leng 999, que contenía en sus bodegas 300 toneladas de pesca entre ella especies protegidas como el tiburón martillo.

Walter Bustos, director del Parque Nacional Galápagos, sostiene que muchas embarcaciones ambicionan la pesca en el archipiélago, pues al contar con la reserva marina, las especies protegidas y las blancas (destinadas para consumo humano) tienen mejores condiciones biológicas y ecológicas para reproducirse, crecer y lograr el tamaño ideal para comercializarse.

Bustos aseguró que afuera de los anillos de protección de las islas encantadas las especies no logran llegar a su edad reproductiva y son sacadas del océano antes de tiempo.

“En la actividad pesquera, el valor está dado en función del tamaño del pez. En espacios de protección hay más peces y grandes”, indicó.

Naves militares

Desde 1998 hay una reserva marina en el archipiélago (un anillo de protección para las islas). En ese año se decidió que en Galápagos solo se puede pescar de manera artesanal y que los únicos marineros con licencia para navegar y capturar en ese espacio son los mismos galapagueños.

Cada pescador isleño cuenta con un permiso de operación que entrega la reserva marina.

Carlos Zumárraga, jefe de Estado Mayor del Comando de Operaciones Navales, informó ayer que el 19 de julio se detectó la flota compuesta por embarcaciones de bandera china y otros sin bandera, a través del sistema de identificación automática  (AIS).

Zumárraga calcula que el grupo de barcos registrados ocupa un área equivalente al tamaño de Guayas. “Incluso más grande”.

También alerta que la magnitud de la flota es tan grande que evidencia las limitaciones del Estado ecuatoriano para poder controlarlas. “Es un limitación que tenemos que aceptarla y tenemos que fortalecer la capacidad de intervención y ejercicio de nuestra autoridad marítima. No se trata solamente de detectar, sino de impedir que ingresen. Una manera de hacerlo es con buques militares de guerra que estén de 10 a 15 días en el área”.

La posición de la flota, hasta el miércoles, era al borde de las islas Galápagos. El mar territorial -agregó- es de 200 millas. “Las embarcaciones no pueden ingresar al área”.

Para Giorgio de la Torre, director de Hidrografía y Cartografía Náutica del Inocar, esta es la temporada con las condiciones oceanográficas  propicias para la pesca y cuando se genera la presencia de las naves. “La pesca del tiburón regula la cadena alimenticia”.

Él asegura que la pesca en alta mar pone en riesgo la soberanía alimenticia del país, si no se puede prevenir que estas embarcaciones capturen el recurso migratorio y  transzonales como el atún, que está fuera de la zona económica exclusiva del Ecuador, es decir, más allá de las 200 millas náuticas  

“Se está potencialmente capturando un recurso que si no se lo regula adecuadamente no va a ingresar ni poder ser capturado dentro de aguas ecuatorianas”.

Sobre la alerta que dio la Armada con respecto a 100 barcos chinos que realizaban faenas de pesca cerca de la denominada Zona Económica Exclusiva (ZEE) de las Galápagos, Bustos indicó que el dato de 100 navíos no es preciso, pues el sistema con el que se dio la alerta no opera en tiempo real, sino que realiza un registro acumulado de varios días.

Actualmente existe un registro de 400 pescadores artesanales activos que operan en la provincia insular. (I)

*Haga click en la imagen par agrandarla

Las normas

La flota de barcos extranjera detectada por la Armada se encontraba en alta mar. No navegaba ni en la reserva marina ni en la Zona Económica Exclusiva.  

El Código Orgánico Integral Penal (COIP) tipifica el delito ambiental. La pena es de uno a tres años de prisión. Además de multas económicas. Estas se determinan después de un peritaje.

En aguas galapagueñas habitan especies migratorias como tiburones y el atún. A estas especies se suman otras de consumo humano como albacora, picudo, dorado, peces espada, mantarrayas, entre otras.

El exceso de pesca blanca también es una amenaza al ecosistema marino del archipiélago. Esto porque se pone en peligro la reproducción de las especies de más demanda para el consumo humano como son el atún y el dorado. (I)

-----------------

Pescadores de El Oro rechazan a los bolicheros

El gremio de pescadores de la Unión de Organizaciones de Pescadores Artesanales de El Oro (UOPPAO) realizó un plantón frente a la capitanía de Puerto Bolívar, para rechazar la presencia de barcos industriales (bolicheros), dentro de las ocho millas náuticas, exclusivas de la pesca artesanal.

Mariana Benítez, presidenta de la UOPPAO, afirmó que en el país hay 120.000 familias que dependen de la pesca artesanal (7.000 en El Oro). Ellos, aseguran que se ven afectados por la depredación de las especies dentro de este espacio marino. “Pedimos que se respete la ley”.

El pescador Fabricio Carriel aseguró que hasta ayer no les ha llegado ninguna invitación por parte del Ministerio de Acuacultura y Pesca.

El colectivo expresó que se siente preocupado y en desacuerdo con la postura de la ministra.

Los diálogos, aseguraron, ya se han realizado en Manabí, Esmeraldas, Santa Elena y Guayaquil.

“Piensan que son barcos pequeños y que no generan mayor impacto ambiental ni social. Los bolicheros en 15 días o menos capturan hasta 120 toneladas de corvina, cantidad que nosotros (los artesanales) no completaríamos ni con 30 embarcaciones al año”, aseguró Benítez.

Hoy los pescadores aprovecharán la llegada del Presidente Moreno a Santa Rosa, para entregarle documentación que justifique legalmente su pedido. (I)