En el bubble soccer todo vale y el desafío es mantenerse de pie

| 24 de Agosto de 2017 - 00:00
Solo la cabeza y los pies quedan al descubierto, el resto del cuerpo permanece en la burbuja.
FOTO: Foto: cortesía de Jéfferson Sandoval Guerrero

Lo divertido de esta actividad es colisionar contra los contrarios, rodar y saltar. El juego requiere de mucha habilidad para meter un gol en el arco rival.

Competir en el fútbol burbuja o bubble soccer dura 60 minutos. La actividad consiste en que cada jugador se introduzca en una burbuja de aire gigante y forme parte de dos equipos de cinco personas cada uno. 

“Todo vale, no hay faltas ni nada. Lo divertido es chocar contra los contrarios, rodar, saltar, intentar ponerse de pie. Nada de eso es tarea fácil. Y más complejo aún es meter un gol en el arco rival. Todo con la seguridad de estar adentro de una burbuja que protege de lesiones al impactar con el rival”, dice Juan José Béjar, propietario de Paintball Match, el sitio en donde se practica la actividad.         

La burbuja de plástico es de un metro y medio de diámetro y a ella el jugador se sujeta a través de un arnés. Los pies quedan al descubierto (para poder correr y golpear el balón), así como la cabeza.

Así queda un cilindro entre la persona y la burbuja por donde corre el aire, y si bien el traje puede generar desesperación en un primer momento, la adaptación es rápida porque permite respirar sin dificultad. Se trata de una modalidad novedosa de hacer deporte  conocida a nivel mundial. No es tan conocida como el fútbol, pero al ser de  similares características es fácil practicarla tanto en pista de fútbol sala, como en césped.

Agilidad y equilibrio                      

Es necesario que se haga un espacio  habilitado y válido para la práctica de la actividad. Así no se pone en riesgo la integridad de las personas. Béjar cuenta que este deporte lo pueden realizar niños y adultos. El lugar está ubicado en el km 20 de la  vía a Daule y el horario de atención es de viernes a domingo, de 09:00 a 17:00.

Lo único que se necesita es ir con ropa deportiva y calzado cómodo.

Este deporte ayuda a ejercitarse y   estar físicamente activos.

Xavier Cabrera, quien desconocía la existencia del fútbol en burbujas y decidió formar parte de esta actividad, dice que luego de jugar salió  exhausto y satisfecho por la experiencia vivida. “Al principio cuesta respirar, pero te adaptas pronto a la burbuja. Es una muy bonita experiencia, muy divertida, sobre todo para hacer reuniones entre amigos. Es una mezcla de deportes como el fútbol tradicional y el rugby; se entretiene bastante”.

Podrá emplear sus mejores tácticas, regates y pases a sus compañeros para llegar a la portería y batir al equipo contrario. “Ideal para practicar con amigos en cumpleaños o despedidas. “Se puede practicarlo tanto en lugares cerrados como en exteriores”, resalta Béjar.

Diversión y poco riesgo  

No es necesario ser un crack  para  disputar el balón en un partido de bubble soccer, de hecho, el esférico  pasa casi desapercibido. Mantenerse de pie es lo que realmente le ocupa la mente mientras permaneces aferrado a las asas de la burbuja, y eso es a la vez lo más complicado.

La tensión de no ser golpeado, y como consecuencia caer, es lo que mantiene viva la diversión durante todo el partido. Se puede correr detrás del esférico, pero cuando menos te lo esperes tu rival te lanzará contra el caucho.

A pesar de los golpes es muy complicado lesionarse, ya que se está dentro de una bomba de aire y aunque la caída es inevitable queda amortiguada. (I)