El nopal pasa de manjar a generador eléctrico

| 18 de Agosto de 2017 - 00:00

En los códices que relatan la mitología azteca y en elaborados platillos, el nopal, ese espinoso cactus en forma de raqueta, es uno de los grandes protagonistas de la cultura mexicana y ahora se perfila como generador de energía eléctrica.

Un proyecto piloto que incluye un biodigestor que transforma sus residuos en energía empezó a funcionar en mayo en un mercado de nopal en Milpa Alta, una zona del sur de Ciudad de México. Tiene 12.000 ha forestales y 2.800 ha para la siembra del cactus.

Desde el amanecer, campesinos con sombrero de paja trabajan entre las  hileras de pencas de nopal que se dibujan en las faldas del volcán extinto Teuhtli, haciendo de Milpa Alta uno de los mayores productores de nopal en México con 200.000 toneladas anuales, de las más de 812.000 que produce.

Aprovechar los residuos de esta producción para generar energía limpia “es un proyecto importante viendo la gran problemática que tiene el DF” en cuanto a contaminación del aire y tratamiento de sus 13.000 toneladas diarias de residuos, comenta Horacio Chavira, subdirector de desarrollo rural de la delegación de Milpa Alta.

México fue el primer país en desarrollo que presentó a la ONU su plan de reducción de gases de efecto invernadero, con la promesa de disminuirlos en 25% para 2030 y hasta 50% para 2050.

Solo el 15,4% de la energía que produce México proviene de fuentes renovables, y de este rubro, solo 0,11% corresponde al biogás.

Suema, una empresa dedicada a la sustentabilidad y al medioambiente, pensó en transformar los residuos del nopal a través de un biodigestor, con la originalidad de que sería instalado en el mismo bazar donde se generan los residuos, explica Nelly Mejía, directora de experimentación de Suema. (I)

 La planta generará 170 m3 de biogás 

En el biodigestor los residuos se trituran y mezclan con “un inóculo de varias bacterias” y tras una digestión anaerobia a 55°C, sale un lodo que podemos usar como un mejorador de suelos y el biogás, que se convierte en energía eléctrica.

Cuando el biodigestor alcance su nivel de estabilización (noviembre próximo) se espera que diariamente procese entre tres y cinco toneladas de residuos, produzca una tonelada de mejorador de suelo y genere 170 m3 de biogás. (I)