Lunes, 26 Septiembre 2016 00:00 Sociedad

78 unidades de salud en el país ya cuentan con infraestructura para parto humanizado

La obstetra Eréndira Betancourt, en el hospital docente de Calderón, norte de Quito, muestra una de las posiciones a las que la mujer puede optar para mitigar los dolores que siente durante la labor de parto.
La obstetra Eréndira Betancourt, en el hospital docente de Calderón, norte de Quito, muestra una de las posiciones a las que la mujer puede optar para mitigar los dolores que siente durante la labor de parto. Foto: Fernando Sandoval / El Telégrafo

En 2008 se emitió la normativa del alumbramiento culturalmente adecuado para las indígenas. La Unidad de Medicina Ancestral del MSP precisó que el 51,8% de las mujeres escogió esa opción.

Redaccion Sociedad

Maribel Onofre está en su quinto mes de gestación. Asiste con regularidad a los controles prenatales y a las clases de educación obstétrica, las que le permiten conocer su cuerpo y prepararse para la posibilidad de tener un parto en libre posición y con un acompañante.

Hace 2 años tuvo su primera hija y fue un parto normal, pero recuerda que fue doloroso. “En esta ocasión quisiera que eso cambie”.

Ella se atiende en Carapungo, una de las maternidades de corta estancia que presta este servicio en Quito. En esta ciudad, además, existe esa alternativa en el Centro Histórico, Chimbacalle y Comité del Pueblo.

A nivel nacional existen 78 Unidades Operativas que cuentan con más del 60% de adecuación en sus servicios para la atención del parto en libre posición.

Esto gracias a la expedición de la guía técnica del parto culturalmente adecuado, que en principio fue dirigida a las mujeres indígenas del país, pero dada la utilidad de este tipo de atención se extendió a toda la población.

Según datos de la Unidad de Medicina Ancestral del Ministerio de Salud Pública (MSP), entre 2014 y 2016 se registraron 21.976 alumbramientos en libre posición y 43.795 con acompañamiento (de un total de 126.869 partos normales). Esto significa que el 51,8% prefiere el parto humanizado.

Ventajas del parto humanizado

La ginecóloga Karen García del hospital docente de Calderón considera que la demanda de este método es baja porque la población femenina desconoce este derecho.

Aclara que esta opción tiene grandes ventajas para la mujer y su familia.  “Lo que hoy se busca es la comodidad de la paciente, dejar que ella decida si quiere o no estar acompañada. Con ello se consigue una mejoría en la sensación del dolor y el sufrimiento disminuye. Además permite que la experiencia no sea tan traumática y un proceso menos agresivo”.     

Los profesionales que brindan las atenciones han sido sensibilizados para ayudar a la mujer. “Se respeta a la paciente y no se utilizan palabras grotescas. Se deja que ella escoja la posición, no la incómoda y antinatural ubicación en contra de la gravedad y que la obliga a esforzarse más”.

Por su parte, la obstetra Eréndira Betancourt indica que es importante que la mujer acuda a clases prenatales para conocer su cuerpo y, al momento del parto, definir qué posición quiere. “Permite guiar al profesional de la salud que te acompaña y facilita el proceso de parto”.

Según estudios del MSP, el 15% de embarazadas presenta algún tipo de patología que impide un parto normal; pero el 85% estaría en condición de optar por un parto en libre posición y con acompañante.

En 2014 -continúa la entidad- el 50,2% de nacimientos se registraron a través de cesáreas. La OMS señala que entre el 10% y el 15% de casos es indispensable.   

Actualmente, en la Asamblea Nacional se debate la Ley Orgánica de atención humanizada del parto que busca establecer que el nacimiento por cesárea sea excepcional y solo cuando existan indicaciones médicas  y que no sea una forma de lucro.

Al momento se espera el informe para segundo debate. (I)

ENLACE CORTO

Banner

¿Cómo se elige al presidente de EE.UU.?

Google Adsense