Lunes, 19 Septiembre 2016 00:00 Punto de vista

Punto de vista

El 'Gladiador', ese jugador normal que se hizo figura

Elías Vinueza Rojas. Editor Jefe

“Pep, a los buenos jugadores los vemos vos, la mayoría de la gente y yo. Pasa lo mismo con los jugadores malos. El mérito está en advertir y saber que el jugador normal va a ser bueno.” Esta cita es parte de un diálogo entre dos maestros de la dirección técnica. Marcelo Bielsa se la expresó a Guardiola y encaja perfecto para hablar de la carrera del futbolista ecuatoriano de moda. Arturo Mina pasó de ser un jugador normal en el Macará ambateño en 2013 a ser líder del Independiente del Valle finalista de la Copa Libertadores de América y proyecto de ídolo en River Plate en el 2016.

Los grandes de Ecuador no tuvieron la visión que sí tuvo IDV, que apostó a invertir $ 300.000 dólares en un zaguero que tenía un corto historial antes de ser fichado por el club tungurahuense: Municipal de Santo Domingo (2009) y Universidad Tecnológica Equinoccial (2010). El club sangolquileño le dio la posibilidad de brillar, ya que su potencial no destacaba en un Macará que en 2013 realizó uno de sus peores desempeños en la serie A, al punto de perder la categoría.

En IDV, este defensor de gran contextura física (1,90 metros) sacó a relucir sus mejores destrezas y creció de la mano de Pablo Repetto. El buen cabeceo, defensivo y ofensivo han sido claves para brillar y para que el Independiente haya llegado tan lejos en la Copa, una característica poco destacable en los centrales ecuatorianos, incluso en los mejores de la historia.

La selección y los equipos nacionales siempre sufrieron con el juego aéreo y el ‘Gladiador’ hizo la diferencia. “A Arturo Mina le tirás un piano y lo rechaza de cabeza. Bestial”, comentó un hincha argentino, Germán Balcarce, en su cuenta de Twitter. La frase resume el momento del recio esmeraldeño en Argentina y el cariño que le profesa la gente ‘millonaria’. Es que Mina se ganó el amor de sus hinchas antes de llegar a River, cuando dijo
que más se sintió la presión en el Monumental que en la Bombonera.

Y en cada partido sus quites, carretillas, despejes, cabeceos y una que otra gambeta han conquistado el corazón de los riverplatenses, que terminaron extasiados con el gol de Arturo que le permitió vencer 0-1 a su equipo frente a Talleres, en Córdoba. “Tiene un gran potencial físico y solo 24 años. Es un chico con un gran crecimiento, empezó a jugar en su selección y ahora está en River, lo que lo hará crecer”, opina sobre él nada más y nada menos que una gloria del club bonaerense, el uruguayo Enzo Francescoli.

Mina encajó perfecto en River, como la frase de Bielsa para describir su momento. “En el gol de Arturo los muchachos que estaban en el banco fueron los primeros en salir a abrazarlo...”. Las palabras son del DT Marcelo Gallardo, uno de los más contentos por la llegada de Mina. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense