El clásico cruce de piernas de Bajos instintos llega a su aniversario 25

- 22 de Agosto de 2017 - 00:00
Sharon Stone en el rol de Catherine Tramell, una millonaria escritora, sospechosa de misteriosos asesinatos en serie. Esta es la clásica escena del interrogatorio.
Foto: hdwall.us

La cinta que empujó a Sharon Stone a la fama por la escena del interrogatorio es recordada por la actriz con un video del casting que le dio el papel.

Bajos instintos, la película que catapultó la fama de Sharon Stone en el rol de Catherine Tramell, por la erótica escena  del cruce de sus piernas frente a un grupo de policías, cumplió ayer 25 años desde su estreno.

A propósito de este aniversario, la actriz estadounidense, de 59 años, rememoró en días pasados la forma en que consiguió el casting,  subó un clip de un minuto a su cuenta de Twitter.

En el rol de Tramell, Stone aparece con el cabello despeinado, toma un cigarrillo y empieza a beber un trago mientras charla con el detective que investiga el asesinato de su exnovio. La pieza que compartió con sus seguidores llegó a tener 2.100 retuits y 8.600 likes, tres días después de subida.

Justamente esa actitud cínica y el coqueteo de sus miradas la hizo ganar el papel en una audición que habrían rechazado 13 destacadas actrices, entre las que figuran Julia Roberts, Kim Basinger y Meg Ryan. La razón de haberse negado fue porque no quisieron realizar escenas de sexo explícito.

En 2014, la protagonista reveló en un programa de Oprah Winfrey que por su actuación llegó a recibir un monto de $ 550.000.

La cinta fue la cuarta más taquillera de la década del 90, recaudando más de $ 352 millones en todo el mundo, luego de su estreno.

Con este filme, la exótica rubia se convirtió en el símbolo sexual de la época en Hollywood. Incluso fue el papel con el que consiguió su primera nominación al Óscar en la terna de mejor actriz.

La clásica cinta tuvo también como protagonista a Michael Douglas, encarnando al policía que investiga la muerte de un rockero durante una escena sexual con su amante, Catherine Tramell. Ella es una millonaria escritora, sospechosa no solo de este asesinato, sino también de otros crímenes que son relacionados con las historias de su último best seller. La trama envuelve al detective en un juego erótico de seducción por parte de la exitosa y misteriosa mujer.

La polémica tras del filme

En una entrevista para diario El País, la actriz reveló que fue engañada por el director sobre la escena del interrogatorio y su cruce de piernas. “Verhoeven me aseguró que no se vería nada. Así que me quité la ropa interior y se la metí en el bolsillo de la camisa”, relató la actriz, quien creyó -como en aquella época no existía la alta definición-que no se vería nada.

Pero cuando fue a ver la película en pantalla de cine junto al equipo de producción se quedó en estado de shock. “Al terminar me levanté, me acerqué a Verhoeven y le di una bofetada”.

De acuerdo con la versión del director, quien se defendió de estas acusaciones, Stone tenía conocimiento de las escenas que iba a realizar. “Cualquier actriz sabe lo que se va a ver si le pides que se quite la ropa interior y apuntas ahí con la cámara. Ella incluso me dio la suya como regalo. Cuando Sharon miró el resultado de la escena en el monitor, no tuvo ningún problema”, dijo el director, según afirma el mismo diario.

Los protagonistas 25 años después

Michael Douglas interpreta a Nick Curran, el policía que guarda un turbio historial que incluye adicción a las drogas y un tiroteo en el que murieron inocentes.

El actor, ahora con 72 años, fue también otro sex symbol después de este thriller. Y hasta parece que no quiso desprenderse de este papel como en Plan en Las Vegas, donde hizo un derroche de energía en el rol de un veterano que se casaría con una jovencita teniendo como testigos a sus amigos, los famosos de su misma talla, Morgan Freeman, Robert De Niro y Kevin Kline.

Pero su salud no le sonrió de la misma manera que la fama, pues debió sobrellevar un cáncer de garganta, unido a sus recaídas por la adicción al sexo que lo empujó a ingresar a un centro de rehabilitación, al igual que su alcoholismo y la drogadicción que lo arrojaron a otro centro de salud en Arizona. A esto se suman las crisis que su matrimonio ha atravesado con la reconocida Catherine Zeta-Jones.

En el caso de Stone, sus fracasos con algunas parejas la han mantenido alejada del ajetreo del entretenimiento de una estrella de Hollywood, como en sus viejos tiempos. “A estas alturas de mi vida, encuentro mucho más satisfactorio, físicamente, espiritualmente y emocionalmente, una sonrisa, una risa, una conversación cálida o un look realmente sexy”.

Por el estilo de vida de estos actores se llegó a decir que mantuvieron un tórrido romance. Lo cierto es que Stone lo desmintió asegurando que su relación de amistad con Michael Douglas era tan sólida que se basó en el respeto. “Básicamente no pude conocer bien a Michael (Douglas). Es extraño, porque ahora tengo un vínculo íntimo con un extraño”, manifestó para la revista Playboy.

La actriz recordó en Twitter el aniversario de la cinta. “Gracias a Michael Douglas y a todos lo que lo hicieron posible. Fue hace 25 años y todavía tengo buenos recuerdos”. (I)

Datos

La cinta recaudó $ 350 millones y llegó a ser la cuarta película más taquillera de la década del 90. Stone recibió un cheque de

$ 550.000 y se convirtió en el símbolo sexual de esa década.

El papel fue rechazado por 13 actrices, entre las que figuran las reconocidas Kim Basinger, Julia Roberts y Meg Ryan. Ellas no quisieron realizar escenas de sexo explícito, lo que exigía el personaje de Catherine Tramell.

El director Paul Verhoeven habría engañado a Sharon Stone para realizar la escena del cruce de piernas. Confesión que hizo para un medio y que el director desmintió aduciendo que ella tenía conocimiento del tema.

Un minuto del casting fue subido a la cuenta Twitter de la actriz en la escena que le permitió conseguir el papel. En pocos días logró tener más de 2.100 retuits. (I)