Un violador fue ahorcado en público

- 21 de septiembre de 2017 - 00:00

Irán colgó en público a un hombre acusado de violar y asesinar a una niña, un suceso que causó gran conmoción entre la población. La ejecución de Esmail Jafarzadeh, de 42 años, tuvo lugar en la ciudad de Parsabad, en la provincia de Ardebil (noroeste), cerca de la frontera con Azerbaiyán, anunció Mizan, agencia de prensa de la autoridad judicial iraní.

Ante una muchedumbre exaltada, el condenado fue ahorcado al amanecer con la ayuda de una grúa, según un video aficionado difundido por la televisión nacional en su página web.

El fiscal de la provincia de Ardebil, Naser Aslani, indicó que las autoridades decidieron darle un castigo público al acusado “para tranquilizar a los ciudadanos respecto al mantenimiento del orden público y calmar a las mentes conmocionadas” por el asesinato y la violación de la pequeña Atena Aslani.

La niña de siete años, desaparecida el 19 de junio, fue hallada muerta un mes después en la cochera de Jafarzadeh, que ya era el sospechoso número uno en este caso mediatizado.

El propio presidente Hasan Rohani calificó la historia de “lamentable y terrible” y pidió que se hiciera justicia rápidamente.

Jafarzadeh confesó haber violado y matado a la niña tras el hallazgo de su cadáver y fue condenado a muerte a finales de julio. El Tribunal Supremo confirmó la sentencia el 11 de septiembre.

La familia de la niña no aceptó el llamado “precio de la sangre”, una norma que permite a los condenados salvarse al pagar dinero a los familiares de las víctimas.

En Irán, la pena de muerte se aplica en casos de violación, asesinato, narcotráfico por encima de cierta cantidad de droga u apostasía. (I)

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: