Todos los días se presentan denuncias contra guías y privados de libertad

| 12 de Septiembre de 2017 - 00:00
Los gendarmes controlaron los incidentes registrados en el Centro de Rehabilitación Social de Esmeraldas.
FOTO: Foto: cortesía

El intento de amotinamiento registrado el domingo en Esmeraldas está bajo control por elementos de la Policía, aseguró la ministra Alvarado.

“Es un mundo complejo y dramático, pero por nada del mundo están permitidas la desproporción y la exageración”, dijo la ministra de Justicia, Derechos Humanos y Cultos, Rosana Alvarado, al referirse a los centros de rehabilitación social (CRS), y a los problemas de extorsión e intentos de amotinamiento.

En cuanto a este último y que supuestamente se da al interior de las cárceles con la participación de  internos y familiares, la funcionaria dijo que una denuncia está en proceso de investigación en Cuenca, que se registró en mayo de 2016 y es el Ministerio el más preocupado para que se esclarezca la situación. “Los culpables, si hay, tendrán que ser sancionados con todo el rigor de la ley, sean quienes sean”.

Alvarado indicó que se coordina con la Dirección Nacional de Mecanismo y Prevención de la Tortura, Tratos Crueles y Degradantes de la Defensoría del Pueblo, para “transparentar la gestión de administración de los centros”.

Precisó que cada 6 meses se capacita al personal de la Policía que apoya las actividades en los CRS, en temas de sistema penitenciario, derechos humanos, manual de funciones, entre otros. “Desde enero de 2016 hasta junio de este año se capacitaron a 2.880 servidores policiales”. “Además se han realizado 390 operativos de traslado de personas privadas de libertad y 264 requisas, en los centros del país”.

Denuncias contra guardias

En cuanto al control de los guías penitenciarios, Alvarado señaló que son los más preocupados en este tema. “Es penoso decirlo, pero todos los días y las semanas estamos presentando denuncias en contra de los agentes penitenciarios y también en contra de los detenidos”. Manifestó que los familiares son también responsables del ingreso de sustancias prohibidas al interior de los centros.

En cuanto a la alimentación que también es un reclamo de los internos, la ministra aseguró que se gastan $ 3’000.000 mensuales para que haya un alimento digno, “pero como en todo hogar, nunca van a estar de acuerdo con la comida que se les proporciona”.

En Cuenca, el centro de rehabilitación Turi, por ahora, no tiene un director titular. El anterior renunció a sus funciones y quien lo reemplazó fue detenido el viernes anterior, porque “estaba manejando en estado de ebriedad”. (I)

En Jipijapa, los internos reclamaron por requisa hecha a sus familiares

“La intervención realizada en el Centro de Rehabilitación de Esmeraldas se fue al agua”, dijo la ministra de Justicia, Derechos Humanos y Cultos, Rosana Alvarado, tras el intento de amotinamiento que se registró este domingo en la ciudad.

“No tienen idea cómo quedó el interior del centro”, recalcó, tras indicar que se realizan los avalúos correspondientes para sacar un valor de los daños ocasionados, “pero son muy grandes y será muy costoso su arreglo, pero alguien tiene que responder”, insistió.

El centro, según la ministra, fue inaugurado hace 3 semanas, hasta ayer  tenía resguardo policial para evitar nuevos incidentes entre los guardias y los detenidos.

En tanto, en el centro de rehabilitación social del cantón Jipijapa, provincia de Manabí, también hubo un intento de amotinamiento este domingo.

Según Alvarado, se decidió requisar a los familiares de los internos el día de las visitas, esto motivó que los detenidos reclamaran, “pero la situación fue controlada”. “Muchas veces los familiares tratan de introducir objetos peligrosos para los propios internos, por eso no les gusta que los revisen”, refirió la funcionaria. (I)