Lunes, 10 Octubre 2016 00:00 Justicia

Los menores arriesgan la vida al seguir la ruta a Estados Unidos

Guardacostas colombianos interceptaron a los compatriotas que no portaban la documentación adecuada.
Guardacostas colombianos interceptaron a los compatriotas que no portaban la documentación adecuada. Foto: Internet / Miamidespierta

Una nave con 16 migrantes ecuatorianos y guatemaltecos fue interceptada cerca de las costas de la isla San Andrés, Colombia. Los tres niños quedaron aislados.

Redacción Justicia - AFP

Un día después de que un ecuatoriano falleció asfixiado en un camión  que transportaba a 60 ciudadanos indocumentados y luego fuera abandonado en México, una embarcación fue interceptada, en aguas colombianas, con 18 personas, entre ellas  tres menores de edad. Ellos intentaron llegar clandestinamente a Estados Unidos, pero solo consiguieron la muerte y perder su dinero.

Los guardacostas de Colombia detuvieron en el Caribe a 16 migrantes ecuatorianos y a dos nicaragüenses que los trasladaban cuando intentaban salir del país con rumbo final a Estados Unidos sin los documentos requeridos, informó el jueves último la institución.

“Unidades de Guardacostas de la Armada Nacional sorprendieron a 16 ciudadanos ecuatorianos y dos nicaragüenses a bordo de la motonave ‘Dout Wory’ navegando a altas horas de la noche” a unas ocho millas náuticas de la isla colombiana de San Andrés con destino a Centroamérica, indicó la entidad en un comunicado, publicado en la agencia AFP.

Entre los 16 ecuatorianos hay cuatro mujeres y tres menores de edad, que buscaban llegar a Nicaragua y luego a Estados Unidos a bordo de la motonave, “en la que se movilizaban sin chalecos salvavidas incumpliendo las normas mínimas de seguridad en la navegación”.

Los 13 adultos ecuatorianos fueron entregados a Migración de Colombia para su posterior deportación, mientras que los tres menores que viajaban sin autorización de sus padres quedaron en el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

Según las autoridades, los dos nicaragüenses estarían involucrados en el tráfico ilegal de personas desde la isla colombiana, por lo que fueron puestos a disposición de la policía y la fiscalía. El bote fue inmovilizado por “incumplir las normas de Marina Mercante y puesto a disposición de las autoridades competentes”, indicó la Armada.

Por lo menos, este grupo de ecuatorianos podrá contar la frustrada hazaña, no así el compatriota quien tenía el mismo destino y que viajaba  junto con 60 personas indocumentadas en un camión, que fue abandonado en el Municipio de Tres Valles, a 13 kilómetros de la ciudad de Veracruz, en México.

Los 60 viajeros fueron trasladados desde el estado de Chiapas, sur de México, por traficantes de migrantes. Cuatro personas fallecieron por asfixia y deshidratación, el ecuatoriano y tres guatemaltecos. 30 de los indocumentados huyeron, entre ellos otro nacional, según un comunicado de la Cancillería ecuatoriana.

Contactos con parientes de víctima

La Cancillería ecuatoriana está en contacto con los familiares del ecuatoriano fallecido, tanto en Ecuador como en los EE.UU., para la debida asistencia y acompañamiento e iniciar el proceso de repatriación del cadáver, conforme con el protocolo de atención de casos de vulnerabilidad. El proceso de repatriación iniciará, una vez que se cuente con el informe de reconocimiento de identidad.

Este no es un caso aislado, hace dos años, en marzo de 2014, la niña ecuatoriana Jhoselin Noemí Álvarez Quillay, murió en México durante un periplo clandestino al país norteño, donde se reuniría con sus padres. Ahora se investiga ¿por qué los menores retenidos viajaban sin autorización de sus padres. (I)

ENLACE CORTO

Promo

Google Adsense