Martes, 14 Febrero 2017 00:00 Justicia

La violencia en Vitória deja 137 muertes a una semana de la huelga policial

La violencia en Vitória deja 137 muertes a una semana de la huelga policial
Foto: abrilexame.files.wordpress.com
Redacción Justicia

“Las tropas federales se quedarán durante el tiempo que sea necesario”, afirmó el ministro de Defensa de Brasil, Raúl Jungmann, al referirse a la crisis de violencia e inseguridad, que ha causado en una semana 137 muertes.

Jungmann brindó sus declaraciones en Vitória, la capital de Espírito Santo, ciudad que está volviendo a la normalidad, pese a que los policías militarizados siguen en huelga, según el portal web Télam.

Jungmann fue la cabeza de una representación del Gobierno central que se reunió de emergencia el último fin de semana con el gobernador interino, César Colgano, y con el titular, Paulo Hartung, quien está con licencia médica para tratarse un cáncer, pero que sin embargo estuvo al tanto de la crisis de seguridad pública.  

La reunión fue apenas horas después de que los agentes policiales decidieron permanecer acuartelados, a pesar de un acuerdo anunciado la noche del sábado entre el gobierno regional y representantes de las asociaciones de la Policía Militarizada en Vitória, que reclaman mejores salarios, condiciones de trabajo y renovación de equipamientos.

La Policía en huelga dice que no recibe un aumento salarial en cuatro años y que su sueldo  mensual, de unos 2.700 reales ($ 867), es uno de los más bajos de Brasil.

El ministro de Defensa dijo al portal de noticias UOL que los policías en huelga “estaban contribuyendo con el aumento de la delincuencia” y que, “lo sepan o no, se ponen del lado de criminales que está matando ciudadanos”.

La huelga debía terminar el domingo y los gendarmes volver a sus puestos, pero los agentes militarizados no cumplieron lo dispuesto y siguieron resguardados en los cuarteles.

En la última semana, los familiares de los policías militarizados acamparon en las puertas de los cuarteles para impedir su salida a las calles, ya que, por tener estatus de soldados, no pueden declararse en huelga y, en caso de hacerlo, se enfrentan a una pena de dos años de prisión.

Un grupo salió a patrullar

“Apelamos a los buenos policías, oficiales y comandantes: que honren sus uniformes, su juramento, y vengan a las calles a defender a su pueblo”, señaló Jungmann, según la estatal agencia Brasil.

Por la tarde del sábado, 600 policías empezaron a hacer eso, congregándose en Vitória y en cuatro poblados más, de acuerdo con el Departamento de Seguridad Pública de Espírito Santo.

En un golpe simbólico al movimiento de protesta, helicópteros aterrizaron en el techo del cuartel del comando de la Policía militar y se llevaron a 70 agentes que estaban en el interior y que no podían salir debido a las barricadas que bloquean los cuarteles.

Al menos algunos de ellos salieron luego a patrullar, según Gustavo Tenorio, un portavoz del departamento policial. Sin embargo, sostuvo que la huelga no ha terminado y que amigos y familiares de los policías continúan bloqueando sus cuarteles.

La crisis de seguridad pública, por falta de efectivos en las calles, generó una ola de violencia que ya dejó 137 muertos, según el Sindicato de la Policía Civil, principalmente en Vitória, ciudad en la que comercios, bancos y oficinas públicas permanecen cerrados.

La huelga en Espírito Santo inspiró a un puñado menor de familiares de policías a protestar en  Río de Janeiro el viernes y el sábado. Los manifestantes en Río no bloquearon los cuarteles, sino que optaron por protestar pacíficamente afuera de ellos. (I)

ENLACE CORTO

Promo

Google Adsense