Sábado, 15 Octubre 2016 00:00 Justicia

Guerra: "¿Díganme dónde están las osamentas?"

Dolores Guerra participó durante la diligencia. Su indignación era evidente.
Dolores Guerra participó durante la diligencia. Su indignación era evidente. Fotos: Karly Torres / El Telégrafo

La tarde del jueves concluyó la diligencia de reconocimiento y reconstrucción de los hechos en el caso ‘González y otros’.

Redacción Justicia

La narración de Erwin Vivar es cruda. Relata cómo -hace 13 años- supuestamente lo golpearon para saber quién era el líder de la banda que asaltó la farmacia Fybeca, aún situada en la ciudadela La Alborada, en el norte de Guayaquil.  En su testimonio anticipado mencionó que estuvo con Johnny Gómez, que continúa desaparecido desde el operativo policial, en el que, además, murieron ocho personas.

Dolores Guerra, la esposa de Gómez, tomó fuerza para escuchar cada detalle. Cerraba los ojos mientras se leía el documento con los pormenores de las torturas, el hambre y el dolor que vivió el padre de su único hijo. El muchacho ahora tiene 18 años y la abraza cuando ella no aguanta la impotencia de no tener una respuesta. “Por lo menos díganme dónde están las osamentas de Johnny. Él no pudo simplemente desaparecer”, expresó la mujer, en el lugar donde se levantaban unos vetustos calabozos de la Policía Judicial de Guayas (PJ). Ahora solo hay pedazos de paredes, una cisterna inutilizable, hierba seca y árboles muertos.

A unos 300 metros del desolado sitio hay un muelle donde -después de días y noches de sufrimiento (aún no saben cuántas) los llevaron, arrojaron al agua y dispararon.

Según Vivar, se cubrió con el cuerpo de Gómez y nadó más de 700 metros.

De acuerdo con la versión de Vivar, su acompañante no comía ni bebía agua por temor de que lo envenenaran. “Me decía que no firmara nada, pues igual nos iban a matar”, consta en el texto en el que se basó el reconocimiento y reconstrucción de los hechos como parte de las indagaciones para esclarecer las desapariciones forzadas.

Silvia Juma, encargada de la investigación, indicó que el 25 de octubre culminará la instrucción fiscal y hasta ese día los peritos de la Fiscalía General del Estado de Colombia, -quienes participaron en la diligencia- deberán entregar el informe de lo ejecutado. Hasta esa fecha, los peritos de las Fuerzas Armadas que buscaron evidencias en el estero (alrededores de la PJ) también deberán dar los resultados.

“El relato (de Vivar) es bastante creíble. Él es una víctima y tiene derecho a una indemnización”, indicó Pablo Encalada, su abogado.

“Esto parece sacado de Hollywood. Una persona que presuntamente estuvo detenida en condiciones adversas, ¿tuvo fuerzas para nadar tanto?”, cuestionó Kléber Carrión, abogado de dos procesados que se encuentran prófugos. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Promo

Google Adsense