Miércoles, 11 Octubre 2017 00:00 Justicia

El Gobierno federal reforzó la seguridad en Río

500 militares vuelven a favela Rocinha por tráfico de drogas

La favela Rocinha, una de las más extensas de Río de Janeiro, está militarizada por la guerra que hay entre narcotraficantes en el sector.
La favela Rocinha, una de las más extensas de Río de Janeiro, está militarizada por la guerra que hay entre narcotraficantes en el sector. Foto: AFP
Agencia AFP

Río de Janeiro.-

Unos 500 miembros de las Fuerzas Armadas brasileñas volvieron este martes a la mayor favela de Río de Janeiro, Rocinha, para apoyar a la Policía en un operativo relámpago después de que los tiroteos se intensificaron nuevamente en la comunidad.

Cerca de un millar de militares fueron enviados la última semana de septiembre para controlar esta icónica favela, en una colina vecina de los barrios ricos del sur de Río, plagada de choques entre bandas narcotraficantes rivales.

A primera hora del martes, los soldados y sus tanques blindados regresaron a los límites de Rocinha, en la zona selvática contigua al acomodado barrio de Gávea, donde aparentemente se esconden los traficantes y parte de su arsenal.

Las Fuerzas Armadas dan “apoyo técnico” a la Policía Militar, un cuerpo que actúa bajo la autoridad de cada estado, informó la Secretaría de Seguridad de Río.

“No es una operación de cerco como las otras. Es un apoyo técnico en esta operación de escaneo para localizar material escondido que ya fue detectado por inteligencia (...) Buscamos armamento, municiones, explosivos, todos estos materiales que son usados por las facciones”, informó a GloboNews el coronel Roberto Itamar, remarcando que el operativo es “puntual” y que los militares abandonarán la favela una vez que termine esta labor.

Las autoridades dieron por “estabilizada” la situación en Rocinha, donde viven alrededor de 100.000 personas, y decidieron retirar el 29 de septiembre a los 950 soldados que reforzaron la seguridad una semana antes.

El gobierno de Río dejó un patrullaje policial reforzado de 500 hombres en el lugar desde que la violencia se agudizó a mediados de septiembre por una invasión de traficantes que querían disputar el control de la venta de drogas a un grupo rival.

Pero los tiroteos se repitieron durante estos días y el martes 3.000 estudiantes se quedaron sin clases. En tanto que el federal envió hace 2 meses 8.500 militares para reforzar la seguridad en Río. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Google Adsense

 

Twitter ET