Viernes, 18 Agosto 2017 00:00 Justicia

20 homicidios se atribuyen a pandillero rescatado por Mara

la Policía Nacional Civil recogió evidencias en la escena del crimen que dejó el ataque de la pandilla  Mara Salvatrucha en el hospital Roosevelt en Guatemala.
la Policía Nacional Civil recogió evidencias en la escena del crimen que dejó el ataque de la pandilla Mara Salvatrucha en el hospital Roosevelt en Guatemala. Foto: AFP
Redacción Justicia

Dos guardias del sistema penitenciario, dos trabajadores del hospital, dos niños y un particular son las víctimas del ataque de la Mara Salvatrucha ejecutado en el centro de salud Roosevelt para rescatar al pandillero Anderson Daniel Cabrera Cifuentes, de 29 años.

El individuo, que estaba preso en  la cárcel Fraijanes 2, porque se le atribuyen 20 homicidios, había sido trasladado al hospital para una cita médica autorizada por un juez, según el director de la Policía Nacional Civil, Nery Ramos.

El delincuente ingresó al hospital a las 08:19 y la balacera comenzó de inmediato. También indicó que dos guardias del Sistema Penitenciario que lo custodiaban al momento de llegar al centro médico resultaron muertos durante el asalto.

Una de las enfermeras relató que los pandilleros pasaban golpeando las paredes y puertas para demostrar su presencia, según el portal web Prensa Libre de Guatemala.

Pacientes y personal médico revelan que escucharon varias detonaciones y a las personas que corrían por los pasillos del hospital en medio de la confusión.

Las autoridades de la policía civil ingresaron para intentar controlar la situación y recorrieron las áreas médicas y sótano para asegurar que los sicarios no se refugiaban en las instalaciones del hospital. Agentes ingresaron en las salas y buscaban en techos, bodegas y zonas aisladas para retomar el control del hospital.

Tras el ataque, la Policía rodeó el hospital, donde los atacantes se atrincheraron y luego detuvieron a cinco de los pandilleros cuando intentaban huir. Uno de ellos era un menor de 17 años, a quien las autoridades atribuyen la organización del plan, pues era el único que se cubría con un chaleco blindado y además llevaba mapas y horarios.

Carlos Soto, director del Roosevelt, quien calificó de “masacre” lo ocurrido contra personal hospitalario y guardias carcelarios, dijo que a partir de ahora no permitirá que los presos sean atendidos en el hospital, un tema planteado por médicos y autoridades, por los frecuentes ataques de los pandilleros (I)

 

ENLACE CORTO

Google Adsense

 

Twitter ET