Sábado, 19 Noviembre 2016 00:00 Guayaquil

El personaje

"Una tradición con 108 años de historia"

"Una tradición con 108 años de historia"
Redacción Guayaquil

Pertenece a la cuarta generación de herederos de la conocida dulcería. Es hija de Jaime Costa y Beatriz Lertora y lleva 4 años al frente de este negocio que tiene 108 de existencia.

Esta dulcería se inició en 1901, cuando un español, Florentino Cabanas compró el lugar y trajo como jefe pastelero a Martín Costa Carbonell, quien en 1908 adquirió el negocio. Él y sus hermanos Thomás y Ramón trabajaron en la dulcería. “La Palma original quedaba en Luque 123, cuenta Beatriz Costa, pero un incendio en 1950 afectó toda una manzana y gran parte de la dulcería se perdió. La devastación hizo que Martín no desee seguir con el negocio, pero su hermano Ramón decidió abrir el local en Escobedo y Vélez (centro de Guayaquil) en donde actualmente está ubicada.

En sus 108 años de funcionamiento, La Palma mantiene la tradición de sus ofertas. ‘’Existe tanta competencia y si perdemos la tradición, perderíamos nuestra identidad’’ dice Costa.

La clienta Silvia Consuegra cuenta que desde hace 40 años asiste al local en busca de dulces y desayuno. Tengo 72 años y no le pierdo el gusto a los borrachitos (dulces el almíbar).

Para César Ramírez Merino, uno de los empleados del lugar, la tradición y el buen servicio lo mantienen como líder.

Ramón Herrera el empleado más antiguo en la Palma, con 48 años de servicio, cuenta que ha vivido muchas anécdotas.

Atendió a figuras públicas como el expresidente Jaime Roldós y esposa Martha Bucaram, a Julio Jaramillo, Rafael Guerrero Valenzuela, Carlos julio Arosemena y León Febres Cordero, estos 2 últimos eran clientes frecuentes.

Para él, el cambio generacional que tiene el establecimiento, le deja “un dulce sabor”. La familia Costa se ha portado muy bien conmigo y todos los empleados. La llegada de Beatriz Costa ha servido mucho porque mantenemos la tradición y mejoramos el servicio que el cliente merece. (I)

ENLACE CORTO