Viernes, 13 Enero 2017 13:38 Guayaquil

Hoy se firmó el contrato para la remoción de los sedimentos

China Harbour dragará el río Guayas en 20 meses

China Harbour dragará el río Guayas en 20 meses
Foto: Archivo

La acumulación de arena en el afluente es considerada una causa de anegamientos durante el invierno en Guayaquil.

Redacción Web

La Prefectura de Guayas suscribió la mañana de este viernes el contrato con la empresa estatal China Harbour para dragar en la zona adyacente al islote El Palmar, en el río Guayas.

Las labores durarán 20 meses y ya no 34 como se lo había anunciado anteriormente. El lapso incluye el tiempo que toma el traslado de la maquinaria (2 a 3 meses) y ensamblaje de la misma (2 a 3 meses). El objetivo es remover aproximadamente 4,6 millones de metros cúbicos de sedimentos.

El prefecto Jimmy Jairala envió un oficio al Ministerio de Finanzas, para viabilizar la próxima entrega del anticipo de $ 20 millones, que es la contraparte del Gobierno Nacional.  

La inversión es de $ 64,3 millones y para obtener los $ 44 millones restantes, existe una preaprobación de crédito del banco estatal de China, el cual la Prefectura tiene previsto hacerlo efectivo en los próximos días.

El apoderado de China Harbour, Wu Yu, indicó que se traerá una de las dragas más grandes del mundo, que tiene capacidad para extraer 4.000 metros cúbicos de sedimentos, por hora.

La obra incluye el depósito del sedimento en el sector de Fincas Delia y la ciudadela El Dorado, ubicadas en el sur de Durán. Adicionalmente, Jairala pidió a la Contraloría General del Estado realizar una auditoría concurrente para transparentar su gestión ante la ciudadanía.

El director de Riego, Drenaje y Dragas, Nicanor Moscoso, recordó el riesgo de inundaciones de 60.000 hectáreas de plantaciones arroceras, en Daule, Nobol y Samborondón.

Advirtió que, entre La Puntilla y Guayaquil, es cada vez más notorio el playón junto al islote El Palmar. “Si las cosas seguían como estaban, dentro de cinco, 10 o 15 años podía taponarse este sector, haciendo que el ancho del río Daule se reduzca a 500 metros, lo que provocaría inundaciones en Guayaquil”.

No obstante, el prefecto Jairala recordó que esta obra es una solución parcial al problema e instó a crear una comisión intergubernamental para mitigar la formación de sedimentos en el río.

La mesa técnica, manifestó, debe estar integrada por los Ministerios del Ambiente y de Obras Públicas, Secretaría del Agua, Secretaría de Riesgos, prefecturas de Guayas, Manabí, Los Ríos, entre otras.

Jairala agradeció el aporte del Municipio de Guayaquil con la entrega de un estudio sobre el comportamiento de los sedimentos en la cuenca baja del Guayas, el cual será entregado a China Harbour.

Interagua culpa a la marea alta

Calles sin pavimento e inundadas y daños en las viviendas es una situación recurrente para los habitantes de la cooperativa Estrella de Belén, en el norte de la ciudad.

En el sitio, existe una obra de alcantarillado que está inconclusa desde hace varios años por, supuestamente, tener condición de asentamiento ilegal, explicó Abel Zambrano, habitante del sector.

Entre la Empresa Municipal de Agua Potable (Emapag) e Interagua, afirma, “se lanzan la pelotita y ninguno quiere hacerse cargo de culminar los trabajos”. Mientras que en sitios como el km 7,5 de la vía a Daule o en la avenida Las Aguas, todos los años se presentan anegaciones que entorpecen el tránsito vehicular y movilidad de las personas.

La causa, señalan los moradores de sectores aledaños, sería la acumulación de basura y piedras que provienen de las partes altas.

Para Interagua, son 21 los sectores en los que existe una alta vulnerabilidad a estragos causados por las lluvias.

En los sitios señalados se presentan carencia de redes de alcantarillado, ductos y canales obstruidos, entre otros factores que están siendo atendidos, aseguró Ilfn Florsheim, vocera de la entidad.

Las primeras lluvias, afirma, han coincidido con marea alta, lo que provoca ‘que los caudales sean superiores a la capacidad de los sistemas de aguas lluvias’.

Para mitigar este efecto, se han instalado 32 válvulas de retención Tideflex en los desagües del sistema de alcantarillado pluvial.

Los dispositivos cambian su área de apertura según la presión de los líquidos que se receptan en la ciudad y el caudal del río Guayas,   evitando el paso del flujo en la dirección contraria.

Es decir, si existe marea baja, el agua desfoga con normalidad, pero si hay marea alta, impide que el flujo del río ingrese a la red pluvial ‘lo que ayuda a impedir que los efectos de marea alta afecten’.

Entre los lugares donde se han instalado las válvulas, de diciembre del 2015 a diciembre 2016, constan: Suburbio, Trinitaria, Urdesa y Puerto Azul.

En Las Orquídeas y Vergeles también se colocaron estos dispositivos hace varios años.“Los estragos que se puedan presentar en el transcurso de la estación lluviosa en cualquier punto de la ciudad, dependerán también de la colaboración ciudadana”.

Desde diciembre de 2016, se ejecuta la segunda fase de limpieza de canales junto con Puerto Limpio.

Por otra parte, Interagua también ha observado la falta de dragado como uno de los factores que incide en las anegaciones que se registran en la urbe porteña. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa