Sábado, 28 Enero 2017 00:00 Guayaquil

Daule, entre la preservación y el urbanismo

Daule, entre la preservación y el urbanismo
Foto: Karly Torres / El Telégrafo
Edward Lara Ponce

En los últimos 10 años, el sector La Aurora, en el cantón Daule, ha tenido un marcado desarrollo inmobiliario que tiene, hasta ahora, 9 centros comerciales, más de 30 urbanizaciones con un estimado poblacional de más de 78.000 habitantes.

De este crecimiento urbanístico los principales afectados son la flora y la fauna propia de la zona, por ello el Municipio está considerando contar con 3 áreas de protección ambiental.

Edwin Vinueza, director Ambiental del Municipio de Daule, dice que se cuenta con estudios realizados en 6 zonas, 3 de las cuales cuentan con abundante flora y fauna, y están muy cerca de convertirse en áreas de conservación, intervención especial y recreación.

Uno de estos sitios es el cerro Los Lojas, espacio que está a 40 minutos de Guayaquil y en donde se puede observar el florecimiento de decenas de guayacanes, árboles que están ubicados en haciendas o propiedades agrícolas.

En la carretera que conduce a la cabecera parroquial de Los Lojas está la propiedad de España Pachay, quien permite el acceso gratuito de los visitantes que buscan observar el florecimiento de estos árboles que según datos de la alcaldía de Daule superarían los 3.000. Además, se han registrados avistamientos de ardillas, monos, ciervos y otras especies.

“La mayoría de personas que llegan a este sitio son ciclistas que buscan tomarse una foto con estas maravillas naturales, aunque en algunas ocasiones llegan tarde y las flores yacen sobre el suelo, debido a las lluvias o porque el tiempo de florecimiento terminó”.

España comenta que esta zona es ideal para hacer paseos porque los delitos no son frecuentes. Además, se puede encontrar platos típicos como el seco de pato o de gallina criolla, el bollo de pescado, el caldo de salchicha y el maduro con queso.

El estudio estimó para el sector Los Lojas aspectos como la conservación de los remanentes boscosos primarios y secundarios, la fauna endémica y nativa correspondiente. Con esto se busca facilitar y garantizar el uso sustentable de los recursos por parte de pobladores que han desarrollado actividades agrícolas y agropecuarias de manera tradicional.

Para Vinueza, un objetivo directo con este trabajo es promover el desarrollo socioeconómico y sustentable de los pobladores locales impulsando y facilitando prácticas amigables con el ambiente, así como la conexión y formación de corredores ecológicos entre los cerros Punta Alta y El Testigo.

Para Grecia Herrera, de 70 años, es importante el cuidado de la naturaleza que desde ahora y en el futuro se le pueda dar a este sector del cantón y no solo priorizar las zonas urbanizadas por el dinero que generan.

En la actualidad son 10 las concesiones para la explotación pétrea que están consideradas por el Municipio de Daule, el cual clausuró en 2014 12 canteras que funcionaban sin los permisos necesarios al tiempo que incumplían con las regulaciones ambientales de ley.

El área de intervención especial y conservación del cerro Hanna tiene como punto de partida proveer opciones recreacionales, de educación e interpretación ambiental a los residentes o visitantes.  Esto como mecanismo de acercamiento de la población a la naturaleza, la valorización de los recursos naturales y regeneración de áreas degradadas. También se contempla limitar la expansión de nuevas áreas de cantera en el cerro San Enrique.

El Municipio de Daule explicó a diario EL TELÉGRAFO que los derechos de propiedad o de posesión de los predios que forman parte de las áreas de conservación no se afectarán, pero se deberá acordar las actividades a desarrollarse y las que estarán prohibidas. (I)

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras

En las redes

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa