Casa Menestra desafía a los comensales a cumplir 'El reto'

- 19 de Agosto de 2017 - 00:00
Fabián Fernández (de pie) observa cómo un comensal está dispuesto a empezar la competencia.
Foto: Fernando Sandoval / El Telégrafo

Quien esté dispuesto a competir en este inusual reto gastronómico puede ganar $ 50 y no pagar el valor de los platos que degusta. Es difícil ganar la apuesta.

La idea de un reto de comida parece algo descabellado, pero para Fabián Fernández, de 35 años, propietario del restaurante Casa Menestra, resulta interesante y divertido. Con ello realza la popularidad de sus platos. Desde hace dos años lanzó al mercado este singular desafío.

‘El reto’, como denomina al concurso, consiste en terminarse un plato de arroz con menestra y costillas BBQ, acompañado de patacones, papas fritas y un jarrón con cola, en tan solo 45 minutos. Si el participante lo logra gana $ 50 y la comida gratis.

Héctor Sánchez, de 21 años, llegó al local de Casa Menestra, ubicado en la avenida Francisco de Orellana, a una cuadra de San Marino. ¿Su objetivo? Vencer el reto y salir victorioso con el dinero en efectivo.

“No merendé la noche anterior, ni desayuné hoy, tampoco he tomado agua”, contó el joven minutos antes de ordenar la comida.

Este local de menestras abrió sus puertas hace 5 años. Fernández cuenta que su padre preparaba una menestra de arvejas con tocino que le encantaba a su esposa. Un día decidieron lanzar la idea a gran escala.

“Lo difícil de la ciudad es que en cualquier esquina encuentras menestra, entonces buscamos el punto diferenciador del resto”, revela este diseñador gráfico de profesión.

Sánchez, quien esperaba con ansias la comida, cambió la expresión de su rostro al observar el tamaño de cada porción. La gaseosa representa 42 onzas. El arroz, la menestra y las papas fritas alcanzan las tres libras. Los tres cortes de carne alrededor de una libra y media, y para rematar 12 patacones grandes.

“La verdad no me imaginé el plato de este tamaño; veía fotos por las redes sociales y la comparación es inimaginable. Igual debo ganar”, comentó el joven, quien llegó al local con su amigo Juan Diego para que le controlase el tiempo y le hiciera barra. Cada tres meses el reto cambia. En la actualidad va por la quinta edición. Han participado más de 100 personas, pero solo 5 han ganado hasta el momento. “Al principio me decían que era publicidad engañosa, que no ofrecía el tamaño real del plato, por eso yo tengo una balanza para pesarlo si el cliente así lo desea”, dice Fernández. Para Joubert Cobeña de 23 años empleado desde hace tres años, los concursantes siempre llegan optimistas hasta que se les presenta el plato. Además sugiere a quienes deseen participar que comiencen por los patacones y las papas, pues ese ha sido el secreto de muchos de los ganadores.

En su estreno el local empezó con cuatro tipos de menestra y ahora ofrece hasta siete, entre ellas la Lojana, la Típica, la Borracha, la Mexicana, la Cubana, la Abuelita y la Manaba, todas con el toque especial de la casa.

Sánchez cayó rendido a los 35 minutos. Le faltaba por engullir la mitad del plato. Como él, también ha participado Gloria Martínez, de 45 años, quien culminó el reto solo para cancelar la cuenta de su familia, puesto que había llegado sin dinero en los bolsillos.

Hay  peligro al ingerir una sobrecarga de alimentos que puede derivar en indigestión, distensión abdominal o hasta una posible disnea, aclara la nutricionista Mariuxi Egas.

“Talvez la persona que lo logre tenga un volumen gástrico enorme”, precisa la especialista.

El objetivo es convertir a Casa Menestra en franquicia. (I)