Lunes, 10 Octubre 2016 00:00 De7en7

El bozal ayuda a prevenir mordeduras

El bozal ayuda a prevenir mordeduras

Aunque tiene mala reputación, en determinadas circunstancias resulta indispensable.

Redacción de7en7

Quienes tienen un perro en casa, saben que el collar es un accesorio básico. Sin  él, es difícil pasear al can.

Otro objeto indispensable es el bozal que se utiliza para cubrir el hocico del perro y que sirve para evitar que pueda morder o comer.

Todavía se cree que el bozal es un objeto que, colocado en la cabeza del perro, se utiliza para restringir los movimientos de su boca. Esta limitación explica por qué los detractores de este artilugio lo consideren cruel y, en la mayoría de los casos, inútil.

De hecho, emplear el bozal con el perro tiene mala reputación. Sin embargo, en determinadas situaciones, son necesarios, e incluso, obligatorios por ley.

Los bozales se utilizan para prevenir mordeduras en el caso de animales con conductas agresivas. En estas ocasiones, su uso no solo está recomendado, sino que es obligatorio.

Aunque su can no se encuentre en la lista negra de los perros considerados “agresivos”, el bozal sirve como método de prevención temporal de conductas poco saludables. Esto ocurre cuando se utiliza en perros glotones, para evitar que ingieran restos de comida o basura en la calle durante el paseo.

En estos casos, sin embargo, el uso de este artefacto debe ser eventual y un último recurso. Hay interesantes pautas que ayudan a evitar que el perro ingiera comida de la calle o la acepte de extraños. Entre otras, utilizar repelentes o enseñarle el significado de la palabra “no”, pronunciada de modo contundente (nunca con gritos).

Además, es recomendable consultar con un etólogo canino o con un educador, ya que este comportamiento poco saludable esconde en ocasiones problemas de conducta o psicológicos más graves. La consulta del veterinario es otro escenario donde el uso del bozal es probable, con el fin de evitar ataques no deseados al médico canino.

Ello explica que algunos perros, no solo los considerados peligrosos, necesiten acostumbrarse a este artilugio o, al menos, aceptarlo.

Es el caso de las ocho razas que desde 2002 se consideran “potencialmente peligrosas”.

Usar bozal es norma para los propietarios de los siguientes animales: pit bull terrier, rottweiler, dogo argentino, staffordshire sull terrier, american staffordshire terrier, fila brasileiro, tosa inu y akita inu.

En el momento de adquirir un bozal, las posibilidades son variadas. Hay bozales de diferentes tipos: rígidos, con forma de caja o que tapan por completo la boca del perro.

En cualquier caso, estos artilugios deben contar con una rejilla que no dificulte la normal respiración de nuestra mascota.

Etiquetas:

ENLACE CORTO