Moreno: "Si alguien quisiera obstruir la verdad, no dudaré en acudir a la voz del pueblo"

| 28 de Agosto de 2017 - 20:10

Durante su rendición de cuentas semanal, el presidente Lenín Moreno indicó que "no permitiremos que unos pocos corruptos dañen nuestra sociedad. No incidimos ni presionamos a las funciones de control, ni para perseguir, ¡peor para encubrir a nadie!".

"Como todo ciudadano pido que se proceda con rigor, sin amagos o tretas y de acuerdo al debido proceso. Se debe aplicar la ley hasta el final, con procedimientos claros", dijo.

Para el Primer Mandatario los culpables tienen que ser sancionados, pero también es importante que se localicen los recursos que fueron obtenidos indebidamente para que sean devueltos.

"Estamos contratando auditorías y empresas de investigación especializadas para evaluar las obras en el sector petrolero, investigar el comercio internacional de petróleo, descubrir la probable ruta del dinero y recuperar esos recursos que tanta falta hacen al país. Por eso, si alguien quisiera obstruir la verdad o poner en riesgo la institucionalidad del país, no dudaré -ni un solo minuto- en acudir a la voluntad y a la voz del pueblo", advirtió el gobernante.

En esa línea afirmó que "nuestra ruta es la del cambio social, la de la soberanía, la de la justicia y la equidad. Que a nadie le quede la menor duda de que seguiremos por el camino de la transformación profunda de la patria".

"Lo haremos con la participación de todos. Ahora es tiempo para la minga, para la unidad. Es tiempo de construir, de crear, de crecer juntos. No  nos asustan las dificultades porque nuestra fortaleza se basa en dos grandes puntales: la fuerza de la verdad y la fuerza de la democracia".

Y señaló que "la verdad no necesita ser maquillada, ni interpretada, ni mutilada. La verdad es fuerte por sí sola, siempre sale a la luz y se impone".

"La otra fuerza es la de la democracia. Confiamos en la voluntad del pueblo. Es más, el primer artículo de nuestra Constitución dice que la voluntad del pueblo es el fundamento de la autoridad. Jamás hipotecaré este proyecto a intereses contrarios a la democracia y la justicia. Antes que retroceder, preferiré acudir al pueblo para que -con su fuerza- dirima y señale los caminos". 

En ese sentido aclaró que "el mayor respeto a la democracia, el mejor tributo a la voluntad popular, es la posibilidad de acudir -las veces que sean necesarias- a
que el pueblo se pronuncie sobre su futuro y sus instituciones. La verdad y la democracia son nuestras fortalezas, nadie, absolutamente nadie, logrará que traicionemos la esperanza de todos ustedes". (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: