Martes, 15 Noviembre 2016 00:00 Política

Estocolmo tardó 4 años en cumplir la solicitud de quito

El interrogatorio a Assange se prolongará durante la semana

Activistas a favor de los derechos humanos exigieron la libertad de Julian Assange.
Activistas a favor de los derechos humanos exigieron la libertad de Julian Assange. Foto: AFP

Un fiscal ecuatoriano hace las preguntas al fundador de WikiLeaks. Autoridades judiciales de Suecia están presentes en la diligencia que se efectúa en Londres.

Leonardo Boix, corresponsal en Londres

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, fue finalmente interrogado ayer, en la embajada de Ecuador en Londres, sobre un supuesto delito sexual por el que lo reclama la justicia de Suecia, tras semanas de demoras y más de cuatro años desde que el australiano ingresó a la dependencia diplomática en calidad de asilado.

Assange fue sometido a la primera sesión del interrogatorio, la cual duró varias horas y que se desarrolló en español con ayuda de traductores. El fiscal ecuatoriano Wilson Toainga tomó la declaración al activista australiano, de 45 años, en base a un listado de preguntas formuladas por el Ministerio de Justicia sueco.

Durante el interrogatorio dentro de la embajada estuvo presente la jefa adjunta de la Instrucción Sumarial de la Fiscalía de Vasteras (Suecia), Ingrid Isgren, como también la inspectora de la Policía sueca, Cecilia Redell. Además estuvieron presentes el embajador ecuatoriano en Londres, Carlos Ortiz.

Tanto Isgren como Redell abandonaron la dependencia diplomática ecuatoriana a las 13:30 horas locales sin dar declaraciones a la prensa.  

La BBC informó que las sesiones de interrogatorio podrían extenderse varios días dependiendo del tiempo que le lleve a Assange responder las preguntas.

Estocolmo reclama desde la extradición del periodista con el objetivo de esclarecer su supuesta implicación en cuatro delitos de naturaleza sexual ocurridos supuestamente en agosto de 2010 y que él niega -dos de acoso sexual y uno de coerción ilegal.

Tres de los delitos prescribieron el pasado agosto, pero el más grave, una violación “en grado menor” a una joven mientras dormía, continúa vigente hasta 2020. Assange se refugió en la embajada ecuatoriana hace cuatro años, al temer que si viaja a Suecia sea extraditado eventualmente a Estados Unidos, donde podría enfrentar un juicio por espionaje y hasta la pena de muerte.

Desde un principio, el activista australiano sostiene que las relaciones sexuales con la mujer sueca “fueron consensuales” y agregó que las acusaciones en su contra están motivadas políticamente. La abogada de Assange, Jennifer Robinson, declaró a la BBC que su representado “no está escondiéndose” en la embajada, aunque, aclaró, su cliente no viajará a Suecia “porque pondría en peligro perder su estatus de asilado de Ecuador”.

“Suecia se negó a proveer de garantías legales contra una posible extradición a Estados Unidos”, declaró la jurista, quien acusó a las autoridades suecas de “prolongar el caso hasta el extremo”.

Poco después de que Isgren ingresara a la embajada, el gato de Assange apareció en una de las ventanas del edificio, y comenzó a mirar a los periodistas y seguidores del australiano congregados fuera del lugar.

Al finalizar la primera sesión del interrogatorio, la Fiscalía sueca emitió un comunicado en el que indicó que la investigación “seguirá siendo confidencial”.

El escrito destacó, además, que esa confidencialidad “se aplica también, según la legislación ecuatoriana, a las medidas de investigación llevadas a cabo en la embajada”. “Por ello, los fiscales no pueden proveer de información concerniente a detalles de la investigación después del interrogatorio”.

Otro de los abogados de Assange, el experto legal Per Samuelson, indicó que su cliente “está muy contento porque finalmente se le dio la oportunidad de prestar declaración a la Fiscalía sueca”. “Él ha estado esperando esto hace más de seis años”. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Últimas noticias

Últimas noticias

Google Adsense