LA PREFECTURA DEL GUAYAS Y EL MUNICIPIO ORGANIZARON AYER UN FESTIVAL

Salitre dedica 8.000 ha al cultivo de la sandía

- 25 de septiembre de 2017 - 07:27
La decoración de las sandías, en diversas figuras, fue una de las atracciones de los asistentes en el festival.
Foto: William Orellana / El Telégrafo

El sector disfruta la cosecha de la fruta. Parte de los productores combinan su siembra con el maíz y la soya.

En su pequeña camioneta cargada con más de 100 sandías, Bolívar Franco llegó al balneario Santa Marianita en el cantón Salitre (Guayas), para vender la fruta que produce y recuperar la inversión realizada en su cultivo. Franco, quien vive en la parroquia La Victoria, inició la cosecha de su producto hace pocos días con la esperanza de recibir un buen precio por su fruta; sin embargo, la realidad es otra.

“El precio está pésimo. La sandía grande la quieren pagar (los comerciantes) a $ 2, cuando antes estaba en $ 3 o $ 3,50, mientras que las pequeñas a $ 0,20, cuando su valor era de $ 0,50”, reclamó el productor, quien alquila cuatro cuadras para cultivar la fruta tropical, además de camote y arroz. Su preocupación es porque con esos precios “no saco la inversión que he hecho”, la cual bordea los $ 3.000 por cuadra.

“No hay ganancia, solo pérdidas, sobre todo porque a cada trabajador le pago $ 20, más el café y el almuerzo, no hay cómo defenderse”, subrayó el agricultor, tras recordar que el año pasado perdió $ 7.000 por los precios bajos.

No obstante, el panorama es distinto entre los comerciantes del sector. Darío Echeverría, de La Víctoria, comentó que ellos venden sandías con un precio que va desde los $ 0,50 hasta los $ 4, dependiendo el tamaño de la fruta.

Los vendedores van a los cultivos a comprar el producto y al venderlo al consumidor final su margen de ganancia oscila entre $ 1,50, $ 0,80, $ 0,50 o $ 0,25 por fruta.

“Hoy hay sandía en abundancia, está en plena cosecha, aquí ya se ven varios puestos vendiendo esta fruta”, indicó Echeverría, quien acotó que los fines de semana venden entre 600 y 400 sandías, y de lunes a viernes salen hasta 200.

Acotó que una parte de la fruta que adquieren se la traslada a la Terminal de Transferencia de Víveres de Montebello, en Guayaquil, para su comercialización. El alcalde de Salitre, Francisco León, manifestó que en el cantón la siembra de sandía ha crecido en los últimos cinco años. En la actualidad registran alrededor de 8.000 hectáreas del producto.

Salitre se está convirtiendo en un gran productor de la fruta en Guayas. León resaltó que el producto se combina con otros cultivos como camote, soya o maíz. “En la actualidad se cosecha mucha sandía por todos los rincones del cantón y está quedando a un lado el tema del maíz y soya”, señaló el burgomaestre, quien agregó que el precio de la fruta “está bonito. Esto genera el emparejamiento en la parte del gasto del productor”.

En Salitre, ayer, con la presencia de miles de turistas nacionales que llegaron al sector de la playa Santa Marianita, el Gobierno Provincial del Guayas y el Municipio de Salitre organizaron el Primer Festival de la Sandía, que está dentro del programa gastronómico ‘Sabores de mi Guayas’.

En dicho evento, los asistentes observaron y adquirieron una diversidad de productos cuya base era la sandía. Participaron 15 emprendedores del cantón.

“Sabemos que el área gastronómica es la parte cultural de los pueblos y la idea de este festival es rescatar que Salitre no solo es arrocero, sino que hoy en día también cultiva esta fruta”, manifestó la viceprefecta Mónica Becerra.

Entre los participantes estuvieron Cira Cabrera, quien en su stand ofreció jugó de sandía 100% natural y un dulce elaborado con la cáscara de la fruta, cuyo precio fue de $ 1, cada producto. “Nos agrada este festival, porque así el turista conoce las cosas que elaboramos, nos permite mejorar nuestra economía”.

Otros participantes fueron: Eufemia Lamilla y Francisco López, de la Asociación de Agricultores La Canoíta, quienes elaboraron un submarino con la sandía, que en su interior lleva diferentes frutas como uvas, naranja, manzana, piña y melón.

López recalcó que “estoy muy feliz en ser parte de este festival, nos permite dar a conocer el resultado de la capacitación que nos dieron”.

Los habitantes del sector participan de cursos de gatronomía que los imparten estudiantes de la carrera de Gatronomía de la Universidad de Guayaquil, en coordinación con la Prefectura.

Marina Peñafiel, profesora de Gastronomía, acotó que en los talleres les enseñaron conceptos básicos de buenas prácticas manufactureras, como la manipulación de alimentos, limpieza, desinfección y sanitización, control de temperaturas, correcto lavado de manos y el garnish, que es el arte de decorar con las frutas. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: