Esta obra vuelve a exhibirse allí a propósito del arreglo de la fachada del templo que costó $ 100.000

Mural de monseñor Proaño volvió a La Catedral

- 16 de diciembre de 2016 - 00:00

Riobamba.-

El mural que refleja la vida y obra de monseñor Leonidas Proaño regresó al interior de La Catedral, en Riobamba. De este sitio fue retirado en enero de 2016 en medio de protestas de grupos sociales.

El mural, que mide 8 metros de largo por 5 de ancho, fue donado en 1981 por Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz y amigo íntimo de Proaño. Este fue colocado en paneles (como rompecabezas) y refleja la vida de los mártires así como el Cristo del Poncho.

Según el obispo de Riobamba, Julio Parrilla, esta obra fue sacada de La Catedral por la humedad de las paredes e iba a ser trasladada a la casa pastoral ubicada en la vía a Yaruquíes. “Pérez Esquivel antes de la donación tomó las medidas para que su colocación no tuviera contratiempos. Por eso, no cabe en ningún otro sitio. Monseñor fue padre de la Iglesia latinoamericana, gracias a él se respeta los derechos indígenas”, aseguró Néstor García, miembro del Centro de Solidaridad Andina.

Antes de su instalación el mural fue revisado por técnicos de la Dirección de Patrimonio del Municipio local. “Está en buenas condiciones. Las piezas íntegras, lo que sin duda nos llena de satisfacción”, dijo Diego Villacís, director. Además, miembros de la Diócesis le efectuaron un mantenimiento, colocaron una infraestructura de metal que permita el ingreso de aire a la pared en la que fue colocada la obra.

“Debido a la humedad la madera se dañó y no queremos que eso vuelva a ocurrir, ahora ya hemos tomado las medidas necesarias. La gente puede ingresar para que admire no solo desde el punto de vista el aspecto religioso, también hay que resaltar los detalles culturales y de la historia”, acotó Javier Garcés, rector de La Catedral.  

Esta manufactura fue presentada en el contexto  de la restauración de la fachada del templo, afectada por grafitos. En esto el Cabildo invirtió $ 100.000.

“Esta iglesia es parte importante de nuestra historia. Las piedras que resaltan en su arquitectura fueron traídas de la antigua ciudad de Riobamba, luego del terremoto de 1797”, señaló Napoleón Cadena, alcalde de la capital chimboracense, al tiempo de solicitar a la gente que denuncie a los malos ciudadanos que utilizan las paredes de bienes patrimoniales. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: