Jueves, 15 Diciembre 2016 00:00 Regional Centro

El embalse de Chiquiurco, 7 metros bajo lo normal

La sequía afecta al embalse de Chiquiurco, que disminuyó hasta 7 metros la cantidad de agua normal.
La sequía afecta al embalse de Chiquiurco, que disminuyó hasta 7 metros la cantidad de agua normal. Foto: Roberto Chávez / El Telégrafo

En Ambato se activaron los sistemas emergentes de bombeo para compensar la escasez del líquido en los embalses.

Redacción Centro

La falta de lluvias en la Sierra centro, que raya ya en una sequía generalizada, y que se mantiene desde agosto pasado, preocupa a las autoridades de la región.

En Ambato los cortes del suministro de agua potable afectan a los sectores de la zona alta de esta urbe.

“La escasez de precipitaciones se siente más en las montañas, páramos y vertientes lo que ha causado una disminución considerable de los caudales de los ríos Ambato y Alajua y, por ende, en la represa Chiquihurcu y la Planta de Tratamiento de Apatug”, explicó Fidel Castro, gerente de la Empresa Pública Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Ambato (Emapa).

Castro dispuso que el personal  del Departamento de Operación y Mantenimiento active y ponga en funcionamiento los sistemas emergentes como el  sistema de la planta de Tilulum como el bombeo de Miraflores Floresta, con el que se conseguirían bombear 55 litros por segundo que ayudarán a compensar  el requerimiento de más de 350.000 habitantes.

“Solicitamos a los ciudadanos ahorrar y cuidar del agua, utilizándola solo en las actividades más importantes y de manera adecuada, sin causar  desperdicio ni consumo excesivo e innecesario”, pidió Castro. En Cotopaxi las lluvias de finales de noviembre levantaron el ánimo de los agricultores. Sin embargo, estas volvieron a ceder a los días soleados y calurosos.

“La tierra esta húmeda, hay compañeros que sembraron desde octubre, otros preferimos esperar”, dijo Edgar Caiza, agricultor del barrio Loma Grande, parroquia Eloy Alfaro, al occidente de Latacunga.

Caiza posee una hectárea de terreno para sembrar maíz negro, pero en 2015 por causa de la sequía perdió toda la producción. Por eso decidió esperar las lluvias.

Pese a esta expectativa aún no se puede anticipar nada. Teodoro Vega, coordinador zonal del Magap, aseguró que si se comparan las estadísticas de lluvia de 2015 con las de este año, están en los mismos rangos. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense