Lunes, 14 Noviembre 2016 00:00 Cartón Piedra

Teatro

Festival de Artes Vivas: ¿Quiénes son los artistas escénicos que llegan a Loja?

La Candelaria, mítica agrupación colombiana de teatro experimental, presentará su versión de El Quijote.
La Candelaria, mítica agrupación colombiana de teatro experimental, presentará su versión de El Quijote.
Redacción cartóNPiedra

El Parque Central de Loja está copado por personas de paso y algunos locales que emplean el tiempo entre trámites públicos, la hora del almuerzo y conversaciones políticas. Unos mimos reparten la programación del Festival Internacional de Artes Vivas (FIAVL) en una esquina y media cuadra hacia el este; un grupo de estudiantes de colegio hace fila antes de entrar al teatro, a una de las funciones previas a la inauguración de uno de los encuentros teatrales más grandes generados en el país. Un tambor metálico resuena bajo una de las casas de madera y adobe del centro de Loja. La plaza de artesanías, en los bajos de la Gobernación, tiene la consigna de ser ‘la capital musical del Ecuador’.

«Hace 21 años no venía nadie a Loja. No quería venir nadie porque con la Guerra del Cenepa, la primera ciudad que tomarían los peruanos, sería esta», dice Patricio Vallejo, gerente del Festival, de camino al Teatro Benjamín Carrión que el próximo 18 de noviembre estrenará la ciudad.

A María Paulina Castillo, una de las personas que espera en el Parque Central, la construcción del teatro le parece buena idea, aunque su asistencia dependa de «si hay tiempo». A una señora que aún no compra sus entradas pero que espera ir a la inauguración junto a su esposo, aquel escenario de 900 espectadores le parece la mejor obra que se haya hecho en la ciudad aunque asegura que nunca va al teatro. «¿Para qué, si tenemos televisión en casa», replica.

«Ante el aislamiento, tuvimos que dedicarnos a la cultura», dice Rubén Torres, un lojano que se dedicó a censar la población cultural en la ciudad, y asegura que corresponde a un 30% del total de habitantes. «En proporción a sus habitantes (180.617) es la mayor en todo el país», agrega Vallejo. Su teléfono y el trabajo de carpintería, pintura y ajuste de equipos en los nueve teatros que son sede del festival, no paran ni por las noches. El teatro Benjamín Carrión debe dejar de oler a pintura en el lobby y el Teatro Bolívar con sus cuatrocientas localidades, entre platea baja y balcones, debe ordenarse y ajustar su fachada.

Los panaderos de la ciudad preparan los insumos para el pan del Festival. Los hoteleros aseguran que luego de una fuerte recesión, los turistas han vuelto en los últimos meses. Los taxistas montaron una aplicación para el encuentro y en la dirección de turismo, junto a las artesanías de la gobernación, no se dejan de vender boletos para las distintas localidades, desde $ 10.

En el Teatro Benjamín Carrión estarán las compañías con el repertorio más grande, y las que posiblemente atraigan más público por la clave jocosa. Entre estas se encuentra la Compañía Nacional de Danza con el montaje de La consagración de la primavera, junto a cien músicos de las orquestas sinfónicas de Cuenca, Loja, Quito y Guayaquil, que interpretarán la obra de Ígor Stravinski.

En el gran teatro se montará la propuesta de música flamenco y comedia de Olé Comedy, de España, o el elogiado montaje de Afrika my rainbow nation, del francés Eric Bouvron, dos grupos cuya invitación tuvo como mediación al presidente Rafael Correa.

El Teatro Bolívar, que desde hace varios años no ha sido usado para ver teatro, tendrá obras con repertorios más pequeños, como La espera, el resultado del trabajo de residencia que dirigió Martín Peña y su agrupación Teatro del Cielo hace tres meses con actores de la ciudad.

«Yo creo que aún antes de que se inaugure, el Festival está generando un legado en el que el primer beneficiario es el público y la ciudadanía de Loja, no solo porque ahora cuenta con una infraestructura teatral espectacular sino porque hay un sentido de descentralización, de autoestima, de saber que somos capaces de organizar algo que normalmente podría ser acogido solo por una ciudad grande. Somos capaces de tener un teatro de este tamaño y de programar eventos de altísima calidad. Loja es una casa para aquello que es nuestro signo cultural, que es la música. Loja es una capital musical. Y luego, está el saber que esta ciudad ya es un centro en la región, en el país», dice Vallejo.

Santiago Carpio, director de la programación ‘off’ del festival, manejada por el Municipio de Loja, ha enfocado su trabajo en un diálogo con los colegios. Durante tres días, previos al festival, alrededor de diez delegaciones de distintas características han ido a espectáculos teatrales que funcionarían como enganche para que «sean los jóvenes y niños los que lleven a sus padres al festival por las noches».

A pesar de que habitantes y organizadores del encuentro reconocen en la ciudad una potencia cultural, para Carpio hay que sostener el encuentro con el teatro, pues a pesar de que en los últimos años la actividad se ha incrementado, aún falta público que además no vea las funciones como en el cine: comiendo canguil, usando el celular o conversando.

Aunque Vallejo entiende que el festival es efímero como espectáculo, encuentra su valor en la experiencia. «No lo puedo guardar en una pared, ni guardármelo en el bolsillo o reproducirlo en el tocadiscos, en mi ser íntimo esas imágenes se vuelven imborrables, te acompañan por el resto de la vida. Genera una relación en la actitud de los individuos y de las sociedades, las personas, los individuos optan por una experiencia distinta», explica.

Grupos invitados

Distintas agrupaciones y artistas nacionales presentarán sus espectáculos en el FIAVL. A Teatro del Cielo se suman La Rana Sabia (1822, Crónica subyugante de una batalla), Teatro Ensayo (Decameron y Popol Vuh), La Trinchera de Manta (Mala noche) o La Fábrica de Guayaquil, con su obra El síndrome de Ulises. Además, la soprano Beatriz Parra, reciente ganadora del Premio Eugenio Espejo, interpretará la ópera Serva Padrona del siglo XVIII.

Aquí hacemos un repaso por algunas agrupaciones imperdibles que se presentarán a lo largo de esta primera edición del Festival de Artes Vivas de Loja.

La Candelaria: fundado a mediados de los sesenta, es un referente del teatro experimental de América Latina por sus esfuerzos innovadores. Preocupados por el acceso del público popular al teatro y por la apropiación de la dramaturgia colombiana, este colectivo se dedicó a la creación de obras originales de dramaturgia propia y se ha preocupado por generar material teórico desde el sur de América. Dirigido actualmente por Santiago García, La Candelaria ha recibido numerosos reconocimientos internacionales, entre ellos el Premio Casa de las Américas, el Premio Celcit y el Dionisio de Oro del Festival de Los Ángeles.

El Quijote rescata el espíritu festivo e irónico del teatro clásico de Miguel de Cervantes para hablar de la necesidad de encontrar siempre una utopía que alcanzar.

Odin Teatret: fue fundado por el director, actor y dramaturgo italiano Eugenio Barba. A través de sus conocimientos sobre el teatro occidental y asiático, Barba acuñó el concepto antropología teatral, un estudio para los actores que se refiere a las fuerzas que gobiernan el equilibrio y las oposiciones que rigen los movimientos, para incorporarlos al quehacer teatral. A lo largo de cinco décadas, Odín Teatret ha sido uno de los principales referentes del teatro contemporáneo mundial. Tiene más de setenta espectáculos originales, que ha representado en más de sesenta países.

Las grandes ciudades bajo la luna es un performance musical que guarda el espíritu de la obra de Bertolt Brecht. La luna observa a las grandes ciudades que arden bajo ella, desde Hiroshima hasta Alabama. La voz de la luna es burlona, atónita, indiferente. Su misericordia no conoce melancolía ni consuelo.

Eric Bouvron: nacido en Alejandría (Egipto) en 1967, este director y actor francés es versátil: conjuga el musical con comedia, circo y magia. Reconocido en grandes festivales como el de Versalles o Avignon, ha indagado en culturas que están fuera del circuito occidental, como la namibia, afgana o sudafricana.

Afrika es un evento festivo que aborda otro pueblo, otra forma de pensar, moverse y reír. Mezclando humor, danza, música y dibujo, representa de manera original a la cultura de Sudáfrica.

Yuyachkani: «Estoy pensando» o «estoy recordando». Ese es el significado de la palabra quechua Yuyachkani, que fue tomada por este grupo peruano fundado en los setenta (uno de los máximos exponentes de ese país), cuya trayectoria es una búsqueda sustentada en el estudio del comportamiento escénico del actor. Este colectivo mezcla técnicas contemporáneas y tradicionales.

En el FIAVL, Yuyachkani presenta su propia versión de Los músicos de Bremen, de los hermanos Grimm. Los músicos ambulantes es una comedia que cuenta la historia de cuatro animales músicos: un burro, un perro, una gallina y un gato que dejan a sus patrones. Gracias a la diversidad musical de sus lugares de origen, forman un conjunto musical que sorprende al espectador.

Les Souffleurs, Commands poetiques: A los integrantes de esta agrupación les gusta definirse como artistas-poetas que se sumergen en un pensamiento poético del mundo y experimentan con una serie de gestos, obras, instalaciones, escrituras y actuaciones urbanas.

Vestidos de negro y en número impar, en Apparitions/Disparitions, los actores susurran —con un tupo de PVC de la altura de una persona— en los oídos de la audiencia, palabras que son poesía, o citas filosóficas son secretos sobre la literatura y el arte. Es una experiencia sensorial.

Teatro Tierra: De niño, los compañeros de Juan Carlos Moya se burlaban de él por venir del campo. Ese origen, sin embargo, fue fundamental para Teatro Tierra, y no solo para su nombre. Creado en 1989 en Colombia, este grupo ha logrado formar un camino propio a través del conocimiento profundo sobre su país, para dar paso a una dramaturgia llena de referentes locales.

Los cinco entierros de Pessoa indaga en la vida del autor portugués Fernando Pessoa, cuya obra pareciera contemporánea de todas las épocas. A través de la literatura, Pessoa creó otras personalidades con mundos propios, entre los más conocidos están Alberto Caeiro y Ricardo Reis.

Contadores de Mentiras: «Nos rehusamos al autoamismo, a la presión del tiempo, al camino fácil». Otra cosa que niegan es que solo los grandes centros pueden ser productores de cultura. Este grupo brasileño, creado en 1995, ha producido espectáculos y festivales bajo un solo objetivo: presentar un diálogo de supervivencia y de crecimiento en el ámbito cultural. Sus obras son patios abiertos que invitan al público a participar en ensayos sensoriales y gustativos.

Temperos sobre Mèdeia se basa en el mito griego de Medea, combinado con un conjunto de tradiciones orales de la cultura afrobrasileña.

Clorinda Gatti y Pablo Schapira: los cantantes argentinos se unen en una comedia dirigida por Claudio Hochman, director aclamado a escala internacional. En sus canciones emocionantes transcurre este encuentro de dos soledades que se apasionan y muestran los vericuetos del inicio del amor sin pudor, con ardor. La Merienda es una puesta en escena para todos aquellos que creen en el amor a primera vista.

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Twitter

Google Adsense