Lunes, 10 Octubre 2016 00:00 Quito

Los Quitocables no han logrado captar dinero para su construcción

Los Quitocables no han logrado captar dinero para su construcción

La búsqueda directa de fondos en el exterior y los intentos de establecer alianzas público-privadas no han arrojado resultados para la Alcaldía capitalina.

Redacción Quito

La construcción de la Línea Norte del sistema de transporte en teleféricos (Quitocables) debería haberse iniciado.

El Plan Operativo Anual (POA), de la empresa municipal de obras públicas, establece un “30% de avance de las líneas de Quitocables hasta diciembre de 2016”.

No obstante, el Cabildo anunció recién el 29 de septiembre que había invitado al Cuerpo de Ingenieros del Ejército (CIE) para su ejecución.

El proyecto consta de 4 rutas: sur, que uniría el sector de la Mena II con La Argelia y el cantón Rumiñahui; norte, que iría desde La Roldós hasta la estación La Ofelia; occidente, entre Toctiuco y el Centro-Histórico, y una línea que conectaría al parque La Carolina con el valle de Tumbaco (al oriente).

La propuesta de movilidad requiere, entre los temas por resolver, la obtención de los recursos que permitan su concreción.  

El 24 de septiembre de 2014, Daniela Chacón, excoidearia del alcalde Mauricio Rodas, se reunió con el embajador de Austria, Mag Franz Bachleitner.

Tras la cita, la Alcaldía anunció el interés que habría mostrado la nación europea por invertir “en temas de transporte (Quitocables), turismo, medio ambiente, cultura y nuevas tecnologías”.

Tres meses más tarde, el Alcalde realizó uno de los 12 viajes de carácter oficial que ha efectuado desde que se posesionó en el gobierno capitalino, en mayo de hace 2 años.

Uno de los objetivos de la gira fue reunirse con representantes de la Agencia Francesa de Desarrollo, a fin de gestionar “un crédito de alrededor de $ 200 millones para financiar tres líneas del sistema de metrocables (como entonces se denominaba al proyecto)”.

La cita con la entidad europea ocurrió el 18 de diciembre y, según la Alcaldía, “se acordó avanzar en la concreción del préstamo”. Hasta el momento, ninguna de esas propuestas se ha definido.

A pesar de ello, Rodas inició de manera simbólica la construcción de la Línea Sur en el sector de La Argelia, el 6 de mayo de 2015.

El 14 de mayo hizo lo mismo con la Línea Norte, en un evento realizado en el barrio Pisulí.

Ese día Rodas anunció que los alrededor de $ 550 millones que se prevé se requieren para financiar las cuatro rutas de teleféricos, se obtendrían “a través de un sistema de alianza público-privada”.

Para ello se creó un data room en internet en el que las firmas y consorcios interesados en el proyecto pudieran ingresar sus datos y recibir información.

Ocho firmas y 2 oficinas comerciales (representaciones de países) habían mostrado su interés hasta inicios de agosto del año anterior, según reveló el secretario metropolitano de Comunicación, Santiago Zeas, a El Comercio.

Un documento al que tuvo acceso EL TELÉGRAFO muestra que el 22 de septiembre de 2015, el gerente de la empresa municipal de obras públicas, Alejandro Larrea, firmó un “memorando de entendimiento técnico” con el consorcio Sinopro para “llevar adelante todas las actividades necesarias para la ejecución integral del proyecto”.

El consorcio, según la misma fuente, recibió “documentos e información (...)” el 30 de septiembre de ese año.

La Alcaldía confirmó en octubre pasado que 3 compañías continuaban interesadas en la obra y que se habían asociado en un consorcio: Poma (Francia), Synohidro (China) y Prostatus (Ecuador).

Esta última es la constructora y administradora del teleférico turístico de Quito.

La empresa mantiene una disputa con el Municipio de Guayaquil por el proyecto de transporte aéreo desde Durán y Samborondón al parque Centenario, según reveló  a la prensa en abril de 2015 Andrés Roche, gerente de la Autoridad Municipal de Tránsito (ATM).

De acuerdo con Roche, Prostatus se atribuye la propiedad intelectual del proyecto y se arrogaría la capacidad exclusiva para ejecutarlo.

Entre tanto, a pesar del anuncio del entendimiento entre el Cabildo quiteño y Sinopro, Rodas anunció (el 3 de diciembre último) que la Línea Norte se construiría con fondos municipales y que sería administrada por el Cabildo.

Para las demás rutas aún se espera la participación privada. (I)  

AP pide detener la contratación  de la ruta norte  

El Bloque de concejales de Alianza PAIS (AP) solicitó al alcalde Mauricio Rodas que se suspendiera el proceso licitatorio de la línea de transporte por cable La Ofelia-Roldós (Quitocables), la primera que construiría la Municipalidad de las 4 rutas que tiene planificadas.

La bancada envió un oficio en ese sentido al Alcalde, el 4 de octubre pasado.

En el documento pide que su recomendación sea aceptada hasta que se “cuenten con todos los elementos de juicio para una decisión debidamente justificada”.

Carlos Páez, integrante del bloque, indicó que el proyecto no cuenta con los estudios de factibilidad y denunció que el plan de movilidad Quitocables no ha sido socializado “adecuadamente”.

El oficio también detalla la ausencia del análisis de alternativas “a fin de verificar de manera objetiva que la respuesta escogida sea la técnicamente más adecuada, al menor costo y con los menores impactos negativos posibles”.

La medida firmada por los nueve concejales de AP fue tomada luego de la invitación que hizo la administración de Mauricio Rodas al Cuerpo de Ingenieros, para que construya el proyecto, calculado en $ 43 millones.

Quitocables, propuesta de Rodas, ha generado molestias y rechazo por parte de moradores de varios barrios del noroccidente, como San José del Condado, Urbanización El Condado, Colinas del Norte y Los Cipreses. (I)

ENLACE CORTO