Lunes, 07 Noviembre 2016 00:00 Quito

La primera fase de la Solución Vial requería autorización del Concejo

La conexión de la calle Juan Baussingault con la vía Interoceánica está casi terminada.
La conexión de la calle Juan Baussingault con la vía Interoceánica está casi terminada. Foto: Mario Egas / El Telégrafo

El proyecto tiene retrasos. La extensión de la calle Baussingault debía concluir en julio y ese mismo mes empezar la construcción de los 2 puentes planificados.

Redacción Quito

La primera fase de la Solución Vial Guayasamín, cuya construcción se inició el 5 de abril pasado, está próxima a su terminación.

Lo dijo hace poco el alcalde de Quito, Mauricio Rodas. Además, la obra muestra signos de acabado como pavimentación y colocación de señalética horizontal y vertical.

Esta parte del proyecto consiste en conectar la calle Juan Baussingault con la av. Oswaldo Guayasamín (Interoceánica).

El trabajo es observado por el bloque de concejales de Alianza PAIS (AP), cuyos integrantes señalan que una intervención de este tipo debe contar con la aprobación del órgano legislativo local.

El edil Jorge Albán dice que “los trazados viales, sean ajustes o calles nuevas, son competencia exclusiva del Concejo Metropolitano”.

Albán explica que para extender una vía, como ocurre con la Baussingault, la Secretaría Metropolitana de Territorio, Hábitat y Vivienda debe presentar primero el proyecto al Concejo, para que este lo apruebe.

Considera, por tanto, “que se trata de una construcción ilegal, cuya ejecución incluso podría ser glosada por la Contraloría”.

La bancada de AP hizo un pedido a la Contraloría para que empiece un examen especial a la Solución Vial Guayasamín con el que el Cabildo busca reducir el tráfico entre Quito y el valle de Tumbaco.

Algo similar hizo el gerente de la empresa municipal de obras públicas, Alejandro Larrea. El organismo aceptó la petición.

Sin embargo, el trabajo de la calle Baussingault también tendría problemas técnicos, pues la pendiente de la vía desde la zona de la av. González Suárez superaría lo que establecen las normativas.

Además, señala Albán, resulta inconveniente si se habilita la circulación por el viaducto sin que se hayan construido primero los puentes paralelos al túnel Guayasamín, parte principal de la Solución Vial.

“Esto solo aumentaría el tráfico en el túnel”.

Por otro lado, la construcción de la Solución Vial Guayasamín tiene retrasos frente al cronograma establecido, el cual preveía un tiempo total de ejecución de 28 meses (hasta julio de 2018).

La propia Fase I debió haber concluido en julio pasado, de acuerdo con lo planificado.

Entre tanto, 2 componentes del proyecto debieron haber arrancado en ese mes. El uno es la construcción de los puentes paralelos al actual Túnel Guayasamín.

El otro es la ampliación de la vía Interoceánica desde la salida del túnel Guayasamín hasta la zona del proyectado nuevo peaje.

De cumplirse con los plazos, estas 2 obras deberían estar listas en marzo de 2018.

Mientras, los vecinos del barrio Bolaños (al filo de la Interoceánica) siguen opuestos a la ejecución de la Solución Vial Guayasamín por los efectos que tendría en la zona.

Les preocupan las expropiaciones que serían necesarias para la terminación de la obra.

María Luis Áchig, moradora de la zona, señala que el barrio ya ha sacrificado bastante por la ciudad.

Recuerda que la construcción de la Interoceánica dividió a la antigua comuna en 2.

“No es justo que quieran afectarnos nuevamente. No importa si las expropiaciones son muchas o pocas. Nos afecta igual”. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias