Lunes, 31 Octubre 2016 00:00 Quito

Ciudadanos insisten en que no permitirán la construcción del proyecto

Contrato de Quitocables contravendría ordenanza

Los habitantes de San José del Condado están organizados para impedir la ejecución de los trabajos.
Los habitantes de San José del Condado están organizados para impedir la ejecución de los trabajos. Foto: Mario Egas / El Telégrafo

Los vecinos de San José del Condado exigen al Alcalde que someta el proyecto a la aprobación del Concejo capitalino.

Redacción Quito

Los opositores a la construcción de la primera línea del sistema de transporte en teleféricos (Quitocables) llevaron la disputa con la Alcaldía capitalina al plano legal. El martes pasado, los habitantes del barrio San José del Condado (ubicado al norte) enviaron una carta al alcalde Mauricio Rodas.

En el documento denuncian que el contrato para la ejecución del proyecto, firmado con el Cuerpo de Ingenieros del Ejército el 17 de octubre, “contraviene expresas disposiciones legales”.

Se refieren al artículo 13 de la Ordenanza 0060, aprobada por el Concejo Metropolitano el 4 de mayo de 2015 y con la que se estableció la creación del subsistema de transporte en teleféricos.

El numeral señala: “En caso de que las líneas del sistema de transporte por cable aprobadas afecten de algún modo a bienes inmuebles municipales, de uso privado o de uso público, las obras se ejecutarán previa resolución del Concejo Metropolitano...”.

Patricio Molina, vecino de San José del Condado, señaló que en esa zona existe un predio municipal que resultaría afectado por la construcción de la estación Mariscal Sucre de los Quitocables.

Según Molina, hay más predios municipales involucrados en la proyectada ruta desde el barrio La Roldós hasta la parada La Ofelia del corredor Central Norte. Por ello reclaman que el proceso de contratación se anule y que la obra sea sometida a la aprobación del órgano legislativo local.

En total, de acuerdo con la información que tienen los moradores, 65 predios, entre públicos y privados, serían expropiados parcial o completamente para la construcción de la línea.

En San José del Condado hay 16, incluido el que es propiedad del Cabildo. Los inmuebles privados son propiedad de 20 familias, pues en algunos lotes existen varios dueños por división o asignados en propiedad horizontal.

En la información que recibieron los moradores de la Alcaldía el 27 de julio, se establece, por ejemplo, que a María del Carmen Moposita Oña le expropien la totalidad del área de su propiedad de 269 metros cuadrados (m²). En ese espacio, la mujer ha construido 5 departamentos.

Para las propiedades de sus hermanos (Mariana Moposita Oña, Gloria Moposita Oña y Segundo Moposita Oña) también están planeadas acciones similares. En tanto que una expropiación parcial está prevista para los 5 hermanos Barrionuevo Aguilar, lo que comprende un área total en su caso de 204 m².

Por ahora, los habitantes se mantienen alertas y aseguran que no permitirán ningún trabajo.

En cuanto alguna persona extraña al barrio aparece, suenan las alarmas que han instalado y la gente se reúne de manera apresurada. “No nos vamos a dejar. Si el Alcalde quiere sacarnos de aquí, entonces que nos lleve a vivir a su mansión”, aseguró este viernes María Tello.

En tanto que su vecino, Marcelo Carrillo, comentó que los diagramas que tienen de la obra muestran que la línea pasará por encima del cementerio y del colegio Andrés Bello.

Inconsistencias del proyecto

Los habitantes de los barrios por los que cruzaría la línea difunden en internet datos de los estudios realizados hasta el momento para la construcción y que se encuentran en el portal de la empresa municipal de obras públicas.

Los vecinos de la urbanización El Condado, por ejemplo, colgaron esta semana una diapositiva de la Politécnica Nacional que muestra que en algunas partes de la ruta, las cabinas pasarán sobre las viviendas a una distancia de entre 4 y 5 metros.

“En el tramo entre las pilonas 22-23 y 23-24 las cabinas pasarían potencialmente más cerca de las edificaciones, a 4 y 4,5 metros, respectivamente”.

Los vecinos de la ciudadela reclaman que uno de los argumentos repetidos por el Alcalde en contra de los opositores al sistema es que el medio de transporte pasaría a 12 metros de edificios y residencias.

Gerardo Ron, arquitecto y vecino de la urbanización, apuntó otras inconsistencias del proyecto durante una reunión con la gente de San José del Condado.

Ron atacó, por ejemplo, la idea repetida por la Alcaldía de que el viaje entre La Roldós y La Ofelia toma actualmente hora y media y que la operación de los Quitocables lo reducirá a 15 o 20 minutos.

Según el profesional, mediciones realizadas por ellos muestran que en hora pico un bus se moviliza hoy en día en ese tramo en 37 minutos.

Así mismo, insisten en que sus propuestas: extensión de la calle Machala; conexión de la zona con la vía a la Mitad del Mundo y construcción de deprimidos en la calle Rumihurco costaría $ 17 millones, frente a los $ 44 millones de la línea de los Quitocables. (I)  

Etiquetas:

ENLACE CORTO