Miércoles, 23 Noviembre 2016 00:00 Regional Sur

Los incendios en la provincia de Azuay se mantienen por la sequía

Los 4 ríos de Cuenca se quedan sin caudales

Algunos tramos del río Tomebamba están convertidos en riachuelos debido a la falta de agua.
Algunos tramos del río Tomebamba están convertidos en riachuelos debido a la falta de agua. Foto: Fernando Machado / El Telégrafo

El Municipio hizo un llamado a los ciudadanos a no desperdiciar agua para evitar los racionamientos.

Redacción Regional Sur

El caudal de los ríos que atraviesan Cuenca y que abastecen las plantas de agua potable siguen a la baja, sin embargo, y según el gerente de la Empresa de Telefonía, Agua Potable y Alcantarillado (Etapa), Iván Palacios, aún no hay riesgo para la suspensión del servicio.

Ayer el río Tomebamba, cuyo caudal promedio está entre los 5 y 6 metros cúbicos de agua por segundo, fue de 0,23 m³/seg, convirtiéndose en algunos tramos en un riachuelo. El río Machángara registra un caudal de 1,83 m³/seg, mientras el Tarqui -que llega desde las montañas de Quimsacocha-, ayer martes tenía un caudal de apenas 0,28 m³/seg. Y, finalmente, el Yanuncay se situó en 1,22 m³/seg.

Palacios volvió a hacer un llamado a los cuencanos para evitar el desperdicio de agua, ya sea regando sementeras o lavando los vehículos. “Estamos pasando un estiaje que preocupa y todos debemos dar nuestro contingente para evitar racionamientos”, indicó el funcionario. El Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi) descarta que se den precipitaciones en las próximas 24 horas.

Pero la sequía no solo afecta el caudal de los ríos, sino que también continúan los incendios forestales. El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) de Azuay se declaró en sesión permanente, tras revisar las estadísticas de los últimos incendios desatados en los 15 cantones.

Hasta el momento, el incendio de mayor consecuencia se registró en Pucará y en los cantones de Oña y Nabón, donde las llamas consumieron, en el primer sector, 214 hectáreas de vegetación; y en el segundo, según sus autoridades, ya se habla más de 800 ha. Le siguen Sígsig (115 ha), Ponce Enríquez (100 ha) y Cuenca (92 ha).

Las alcaldesas de Nabón y Oña, Magali Quezada y Germania Ullauri, respectivamente, participaron en la reunión del COE provincial para informar detalles de la situación que viven sus jurisdicciones.

En la cita se planteó la instalación de un puesto de mando unificado cercano a las zonas afectadas, que sirva como punto de abastecimiento de recursos y de reuniones de autoridades.

Galo Sánchez, titular de la Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR) en la Zona 7, recordó que la temporada veraniega continuará aún y que en los últimos seis años se ha luchado contra incendios de magnitud en las zonas reportadas. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense