Sábado, 12 Noviembre 2016 00:00 Regional Sur

El personaje

El hombre que dejó la construcción por los animales

El hombre que dejó la construcción por los animales

Alberto Vele, propietario del Zoológico Yurak Allpa

Redacción País Adentro

Cuando en 2001, Alberto Vele regresó desde Estados Unidos, tenía en mente construir casas y venderlas a precios razonables. Quería ser un “constructor bendecido” y dedicarse por entero a su familia.

Sin embargo, sus proyectos se quedaron truncos cuando vio que aves y animales eran maltratados en la ciudad. Como amante de la naturaleza siempre quiso proteger a estas especies. Cerca de su casa (en la parroquia Tarqui) se pusieron  en venta unos terrenos y los adquirió; en lugar de levantar viviendas, edificó un centro de protección.

Pronto el nuevo proyecto adquirió vida e inició con 5 especies. Una monita que él mismo compró para rescatarla del cautiverio y unos cuantos venados.

El tiempo ha pasado y después de 15 años, ve con asombro como “su familia” se ha multiplicado. Según Vele, ahora tiene más de 200 especies entre aves y mamíferos. Los visitantes se han triplicado durante estos últimos años, a tal punto que dice haber recibido hasta 3 mil turistas en un mes en el refugio Yurak Allpa.

Sus hijos, como llama a sus animales, se han constituido no solo en una atracción para los visitantes, sino en una compañía para él. Recuerda, ahora con una sonrisa, que hace unos años, un venado del refugio casi lo mata.

“Me constituí en el primer paciente en llegar a la clínica embestido por un venado... me dejó muy mal”, recuerda. En su refugio protege incluso a unos pingüinos que se han reproducido en Cuenca, todos han sido rescatados. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense