¿Es normal?

- 12 de octubre de 2020 - 00:00

La pandemia es parte de la historia de la ciudad. Guayaquil fue azotada por el coronavirus y vivió momentos muy dolorosos. Muchos guayaquileños perdieron a un familia. Este es un poema dedicado al Puerto Principal.

Hace siete meses escribí este fragmento de un poema que retrata la variedad de historias de muchas personas y todas ocurrían a la vez, durante mi confinamiento en Guayaquil. Esa versión de mi ciudad me marcó profundamente, son como instantáneas de un momento que ya todos olvidamos haber vivido.

 ¿Es normal?

Es normal estar aterrada de ir al supermercado o la farmacia.

Es normal que haya toque de queda de 14h00 pm a 17h00 am.

Es normal aprender a tocar un instrumento musical, escuchar música o un podcast.

Es normal tragarte la información diaria.

Es normal que solo puedas salir en carro un día a la semana.

Es normal aprender a cocinar la comida típica que tu abuela hacía los domingos en las reuniones familiares.

Es normal no caminar por las calles y no poder comprar el periódico, una empanada o un jugo de naranja bien helado.

Es normal lavar poca ropa porque no sales.

Es normal que ya no haya embotellamientos.

Es normal que vendan verduras en una camioneta y la gente sin mascarilla se amontone a comprar.

Es normal cuidarte y que aún así te enfermes de dengue o de covid-19.

Es normal estar confundido.

Es normal sentir a la Perla del Pacífico fría y sudorosa.

Es normal escuchar el eco de los vendedores ambulantes y los peatones que se abalanzaban frente a todo.

Es normal estar abatida.

Es normal tener que ingeniármelas para enterrar a mis familiares.

Es normal extrañar el caos en las horas pico.

Es normal tener que crear juegos con tus hijos mientras limpias la casa y tele-trabajas a medias.

Es normal quedarte despierto hasta las 6h00 viendo televisión.

Es normal que se pierdan los cuerpos de personas fallecidas en los hospitales públicos.

Es normal estar decepcionadx.

Es normal salir a buscar qué comer para mis hijos.

Es normal ser vulnerable.

Es normal no poder pintar o leer un libro.

Es normal estar sana.

Es normal el vacío del alma.

Es normal que un tanque de oxígeno cueste $3000.

Es normal la soledad de la ciudad inhabitada.

Es normal creer en Fake news.

Es normal que los muertos aparezcan en las calles.

Es normal que quieran aislar a Guayaquil.

Es normal que me insistan que me quede en casa cuando vivamos en 2 x 2 metros, con 6 miembros de mi familia y no tenemos qué comer.

Es normal que te despidan del trabajo.

Es normal que te de pre-eclampsia y estés en coma por violencia obstétrica.

Es normal organizar la casa y hacer ejercicios.

Es normal no despedirte de tu abuelo o tío que falleció.

Es normal que haya 5200 denuncias de violencia intrafamiliar contra las mujeres durante el primer mes de cuarentena.

Es normal que siete meses después tengamos memoria corta.

Es normal.

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP