Proliferación de sargazo tiene en alerta a zonas del Atlántico

- 12 de julio de 2019 - 00:00
Las algas marinas están llegando en gran cantidad a diferentes playas del Océano Atlántico, causando preocupación debido a su afectación al turismo.
Tomado de todoincluidolarevista.com

Según científicos estadounidenses, la vasta extensión de algas marinas de color marrón conocidas como sargazo supone una amenaza para el turismo, pero es una bendición para la vida marina.

Un estudio de la Universidad del Sur de Florida muestra imágenes satelitales de la mayor proliferación de sargazo conocida, que en 2018 se extendía desde la costa atlántica de Estados Unidos y México hasta África.

El estudio, publicado en la revista Science, estima que esta masa gigante ocupa alrededor de 8.850 kilómetros de ancho y pesa unas 20 millones de toneladas.

Según los investigadores, el sargazo se limitaba al Golfo de México y al Mar de los Sargazos, llamado así por Cristóbal Colón durante su primer viaje a América.

Pero en la pasada década se ha ido adentrando hacia el Océano Atlántico. Hay playas de Florida y de México con tantas algas, que los bañistas no pueden entrar en el mar.

Cada vez hay más visitantes que se quejan de los apestosos montículos de sargazo que se erigen en las orillas, situación que ha arruinado la reputación de numerosos establecimientos turísticos.

Según los investigadores, el récord de proliferación de sargazo se batirá en 2019 y el fenómeno podría convertirse en la nueva normalidad.

“Vamos a ver llegar más sargazo a la costa de Florida”, advierte el investigador Mengquiu Wang. “No es algo fatal, no se trata de mareas venenosas. Más bien se trata de algo molesto y que puede producir cierta preocupación por cuestiones de salud”.

¿Por qué se ha producido esta proliferación de algas marinas en la pasada década? Los autores del estudio responsabilizan al cambio climático y a los vertidos de fertilizantes al mar y a los ríos.

Concretamente, el equipo de investigadores advierte de que el uso de fertilizantes en el campo brasileño, que se extiende a lo largo del Amazonas, se incrementó un 67% entre 2011 y 2018.

La gruesa capa de sargazo emana ácido sulfhídrico, que huele a huevos podridos y puede causar problemas a personas con problemas respiratorios. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: