La Tierra podrá ser observada desde un satélite ecuatoriano

03 de abril de 2011 - 00:00

La Agencia Espacial Civil Ecuatoriana (EXA), dirigida por el cosmonauta Ronnie Nader, presentará mañana un pequeño satélite destinado a que sus compatriotas, sobre todo los estudiantes, puedan ver la Tierra desde el espacio. Se prevé que el satélite, tipo Cube-sat y elaborado en gran medida con tecnología nacional propia, pueda ser lanzado en 2012.

Los Cube-sat son microsatélites de investigación, cuyo  peso no supera el  kilogramo y que se caracterizan por ser construidos habitualmente con elementos y componentes comerciales.

La Universidad Politécnica del Estado de California y la Universidad de Stanford, ambas en Estados Unidos, establecieron las características de estos aparatos  en 1999 para ayudar a las entidades educativas de todo el mundo a realizar investigaciones espaciales con costes menores a 100.000 dólares por microsatélite.

La empresa de aviones Boeing, cuya matriz se encuentra en Seattle (Washington, EE.UU.), ha construido Cube-sats, pero  las instituciones académicas son las que han hecho la mayor parte del desarrollo de los mismos. Pueden ser usados para diversidad de misiones, sean científicas o personales.

Ahora, el ecuatoriano, graduado de cosmonauta (astronauta) en Rusia, quiere “tocar el cielo con las manos”. Desde su regreso al país hace cinco años,  se puso a trabajar y, hasta ahora, ha desarrollado varios proyectos, entre los cuales se encuentra “Hermes”, una estación terrena enlazada con varios satélites, pero que ahora requiere de uno propio.

Asimismo, su agencia comunica diariamente sobre los niveles de radiación ultravioleta, información pública que advierte a la población sobre la intensidad de ese fenómeno en el país.

Actualmente, EXA  se ha empeñado en  desarrollar la tecnología nacional con la  puesta en funcionamiento del pequeño satélite, que   tomó el nombre de “Misión Pegaso” y en un principio se tenía previsto tenerlo listo en  2016.

Sin embargo, su construcción empezó en 2010. Se efectuaron estudios, pruebas y se montó un laboratorio en el cual trabajaron directamente cinco ingenieros y otros diez de apoyo con la financiación de una empresa que produce jugos naturales.

“Un primer objetivo del proyecto es probar que nuestra tecnología satelital nacional funciona; es decir que sepamos navegar en el espacio, que podamos enviar vídeos en tiempo real y comprobar que sabemos hacer satélites”, precisa Nader.

Un segundo objetivo es la educación y esta es la función principal del proyecto Pegaso. “Cuando el satélite pase por aquí, enviará dos preguntas a las redes sociales más grandes, Facebook y Twitter, y la gente las podrá leer y contestar. Si una persona contesta bien esas preguntas de ciencia y tecnología, el satélite inmediatamente le dará acceso a su cámara de vídeo”, explica Nader.

El premio será que el ganador  podrá  ver la Tierra desde el espacio, pero las preguntas no van a ser fáciles, serán un poco  complicadas y el precio que tiene que pagar el concursante es el conocimiento y la investigación científica.

El astronauta precisó que el proyecto estará abierto a todo el público en Ecuador, sobre todo a estudiantes, y agregó que los más interesados y aplicados tendrán la oportunidad de disfrutar de otros beneficios.

El objetivo final, indica, es que se forme una industria nacional de fabricación de satélites, aunque eso podría parecer un poco increíble... “Si se hubiese dicho hace un año que tendríamos el satélite, tal vez no se hubiese creído; pero ya está hecho”, añade.

El satélite será  lanzado en un cohete ruso, aunque habrá que  esperar una ventana de lanzamiento. “Nuestro satélite es pequeño, es bien chiquito, entonces (...) irá adosado a un satélite grande”, señala.

Ronnie Nader espera que la Fuerza Aérea Ecuatoriana, copartícipe del proyecto, ayude en la negociación con los rusos, pues es la institución más adecuada para esto.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: