Holanda compra el aceite usado de cocina

- 14 de abril de 2019 - 00:00
En mayo se prevé abrir un centro de reciclaje en Guayaquil. El martes se firma un convenio entre ARC y La Fabril.
Foto:EFE

Ecuador genera más de 50 millones de litros del desecho que contamina afluentes de agua y obstruye alcantarillas. Se reciclan solo 30 mil litros.

Un litro de aceite usado de cocina puede contaminar 1.000 litros de agua. Además, al mezclarse con la basura en las alcantarillas, funciona como pegamento provocando el taponamiento y, por ende, costos a los municipios.

Otro problema es que para este recurso también hay un mercado negro, que es en donde se lo usa para la elaboración de balanceado para pollos y para cerdos. Más grave aún es cuando se lo filtra y regresa al mercado como aceite nuevo, así lo denuncia

Ana Vega, directora de Proyectos de la empresa ARC, que se encarga de reciclar el aceite para exportarlo a Holanda, en donde lo convierten en biodiésel.

El emprendimiento está en marcha en Ecuador desde 2015 y surgió como una iniciativa de Bessel Pieper, un ingeniero holandés que vive en el país con su esposa, que es ecuatoriana.

El emprendedor explicó que en su país se recicla el aceite usado de cocina desde hace 45 años. Los emprendedores tienen datos de que en Ecuador anualmente se generan entre 46 y 54 millones de litros de ese producto.

Por eso la iniciativa plantea recoger el desecho y luego se lo envía a Holanda en donde se transforma en biocombustible. Con esta acción se evita que el aceite vuelva a la mesa de los hogares ecuatorianos y provoque enfermedades, también se deja de afectar a la industria y no se contamina el ambiente.

El proyecto inició en Quito, en donde está instalada la recicladora que en la actualidad al mes recicla entre 100 y 120 toneladas de aceite. La empresa ambiental tiene el reconocimiento del Ministerio del Ambiente y en 2018 obtuvo el segundo lugar en los premios Punto Verde.

Actualmente trabajan con el patronato San José en Quito, el acuerdo con el Municipio consiste en instalar puntos de reciclaje en los centros de atención a niños y adultos mayores.

Como retribución ARC entrega $ 0,10 por cada litro, que es retribuido en libros y materiales didácticos que se entregan a la entidad.
Los emprendedores acudieron a la industria para formar un trabajo conjunto, como resultado La Fabril suscribirá el próximo mes (mayo) un acuerdo para respaldar esta acción. Pieper destaca el compromiso de la industria, una de las mayores participantes en la venta de aceite para cocina.

Para buscar socios estratégicos tanto Ana como Bessel se acercaron a municipios para que el trabajo sea de mayor impacto para la población. Sin embargo, hasta el momento no consiguen una respuesta positiva.
Aunque el desecho es uno de los mayores contaminantes en el país, los gobiernos locales no tienen una ordenanza para el tratamiento adecuado.

Planta de biocombustible

La proyección es que se construya la planta en Ecuador para que no se exporte el aceite y se pueda usar el biocombustible en el país. 

La Universidad de Bolívar se sumó a la iniciativa y trabajan en conjunto para lograrlo. Bessel explica que es ilógico tener una planta si el reciclaje no es significativo. Actualmente lo que se generan son divisas por la exportación del desecho y ayudar para que en el mundo se contamine menos.

La propuesta es socialmente favorable. Ana explicó que el objetivo es incluir a las mujeres recicladoras.

Se calcula que ellas representan el 54% del grupo, por lo que el mejoramiento de sus condiciones de vida se ve reflejado en la familia, lo que no ocurre con los hombres.

El investigador de la Universidad, Heber Morero explica que el inicio del trabajo científico fue con la firma del convenio con la empresa ARC. Por los resultados alcanzados hasta ahora consideran que antes de fin de año puede estar en marcha el planta de biocombustible.

Empezaron con un proceso de escalamiento, que consiste en transformar en desecho en pocas cantidades en combustible, así se incrementa la cantidad y están por implementar la última parte.

La proyección es crear la planta y que ARC sea el proveedor de materia prima, para esto se trabaja en conseguir recursos al interior del centro de estudios. Además trabajan con los estudiantes.

La Universidad de Bolívar implementó un concurso para que el curso que más cantidad de aceite usado de cocina recicle obtenga un reconocimiento. Morero resalta que el objetivo es que las personas reciclar como parte de la cotidianidad.

La esperanza del grupo involucrado en el proyecto es que los municipios y la ciudadanía se comprometan. Morero resalta que el país gasta $ 2 millones anuales en traer diésel lo que se reduciría al crear el biodiésel, cuya calidad es tan buena como el que proviene del derivado de petróleo, a ello se suma el beneficio medioambiental. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: