China debe esperar para contar con los iPhone 4S

14 de enero de 2012 - 00:00

El gigante de telecomunicaciones Apple se vio obligado a suspender ayer el lanzamiento de su último modelo de teléfono inteligente, el iPhone 4S, en Pekín y Shanghái, debido a los tumultos causados en las horas previas por revendedores y fans que hicieron cola durante horas para adquirir el aparato.

Carteles de “no hay iPhone 4S” se colgaron en las puertas de los 4 establecimientos de Apple en China (dos en Pekín y otros dos en Shanghái), que   ni siquiera llegaron a abrir ayer y fueron rodeados por cordones de seguridad y decenas de policías.

En Pekín, centenares de personas habían hecho cola desde primera hora de la madrugada a las puertas de la tienda Apple en el centro comercial   Sanlitun, al tiempo que vendedores ilegales se disponían a comercializar el nuevo teléfono inteligente de la empresa fundada por Steve Jobs y se registraron varios altercados al intentar la Policía echar a los revendedores.

En un comunicado, la firma estadounidense destacó que la demanda del modelo había sido “increíble” y que, pese a los problemas, los clientes interesados aún pueden comprarlo por Internet o a través de la operadora China Unicom.

Sin embargo, algunos potenciales compradores siguieron rondando los alrededores de la tienda. “Me quedaré a esperar un poco más a ver si abren. Quiero el iPhone 4S porque mi teléfono está ya viejo y quiero probar algo nuevo”, comentó la joven estudiante Liu Qi.

Varias de las personas que acudieron para comprar la nueva apuesta del gigante de las telecomunicaciones mostraron su desacuerdo con la actitud de Apple al no proporcionarles datos sobre lo ocurrido y con su decisión de cerrar.

En Shanghái, la fallida llegada del iPhone 4S también se vivió con mucha intensidad y una larga cola de más de 200 personas se formó en la noche a las puertas de la principal tienda de la marca en la ciudad, ubicada en el corazón del barrio de rascacielos   Lujiazui.

En portales como 58.com y Baixing.com los sustitutos se ofrecían el jueves para hacer cola en ese establecimiento shanghainés por unos 150 yuanes o menos (23 dólares).

Apple había fijado previamente para ayer la salida del iPhone 4S, en China y otros 21 países, pero ya se temía que el estreno en uno de los países más fanáticos por la marca sería accidentado, porque en   ocasiones anteriores también se produjeron altercados.

El pasado fin de semana y también en la tienda pequinesa de Sanlitun  hubo similares tumultos cuando se puso a la venta el iPhone 4 a precios   reducidos.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: