Basura espacial podría chocar la Estación Espacial Internacional

05 de abril de 2011 - 14:48

La NASA elevó hoy a código "rojo" la seguridad, después de detectar que un fragmento de basura espacial podría impactar en la Estación Espacial Internacional (EEI) y pidió a sus tres tripulantes que estén listos para refugiarse en la nave Soyuz.

"No hay tiempo suficiente para re dirigir el rumbo de la estación, como se hizo el viernes pasado debido a otra pieza de desecho, por lo que si la probabilidad de colisión sigue estando en "rojo", el equipo tendrá que desplazarse a la Soyuz TMA-20", indicó la NASA en un comunicado.

Los tres tripulantes de la Expedición 27, el ruso Dmitry Kondratyev, la estadounidense Cady Coleman y el italiano Paolo Nespoli, siguen, junto con el Control de Misión en Houston, la trayectoria de los restos que pertenecen al desaparecido satélite FENGYUN 1C.

El satélite chino fue destruido en 2007 sumándose así a las más de 19.000 piezas de basura espacial que circulan en la órbita de la Tierra, según el observatorio de la NASA que se dedica a su control.

De momento, se calcula que los restos pasarán a 4,5 kilómetros de la estación, pero la trayectoria de la basura espacial es muy irregular, por eso la NASA ha establecido los procedimientos de seguridad y los astronautas están preparados para desplazarse a la nave que les llevó en diciembre, acoplada en el módulo Rassvet.

El momento de máximo acercamiento se prevé a las 16.21 (20.21 GMT), pero un hora antes el equipo comenzará con los procedimientos de seguridad para sellar las escotillas y configurar los canales de comunicación para asegurarse de que están en contacto con Houston y Moscú.

Según lo previsto hasta ahora, los astronautas se desplazarán a la nave rusa quince minutos antes del momento de máxima aproximación y permanecerán en el interior hasta unos quince minutos después de que pasen los escombros.

No obstante, el Control de Misión continúa vigilando la trayectoria de la basura espacial y si la probabilidad de impacto disminuye y el código de seguridad se cambia a "amarillo" o "verde", la tripulación no tendrá que refugiarse en la Soyuz.

Mientras tanto, el astronauta de la NASA Ron Garan y los cosmonautas rusos Andrey Borisenko y Samokutyaev Alexander continúan su viaje a la estación a bordo de la Soyuz TMA-21, que partió el martes 5 de abril a las a las 02.18 hora de Moscú (22.18 GMT) desde el cosmódromo de Baikonur en Kazajistán.

El trío se acoplará al módulo Poisk a las 23.18 GMT del miércoles, con lo que la tripulación de la Expedición 27 volverá a ser de seis miembros, e iniciarán una misión de casi seis meses a bordo del laboratorio orbital.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: