Ecuador, 12 de Abril de 2024
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

“No venimos de paseo, sino a ser campeones”

“No venimos de paseo, sino a ser campeones”
29 de junio de 2011 - 00:00

Carlos Gruezo lleva el fútbol como herencia, pero no por obligación, sino por convicción y a sus 16 años ya superó lo que su padre, del mismo nombre, hizo en más de 15 años de carrera: jugar un Mundial y marcar un gol en el mismo.

Hoy (15:00) la “Minitri” se juega su pase a los cuartos de final del torneo, cuando se enfrente a Brasil y Gruezo formará parte del equipo titular en la posición de volante de corte, distinta a su ubicación de siempre, en el ataque.

“Me siento bien en esa posición.  No hay que ver si estás jugando en tu puesto, sino hay que dar lo  mejor en cualquier lugar del campo”, contó el jugador del Independiente del Valle, que también ha jugado como lateral derecho en el Sudamericano previo al campeonato mundial.

Después de más de dos meses, ambas selecciones se vuelven a ver las caras luego del Sudamericano que se realizó en el país. En esa ocasión, los brasileños ganaron 3-1 en el estadio Atahualpa y después se consagraron campeones del torneo.

“Brasil es un equipo que mantiene bien la posesión de balón  y además posee  muchas individualidades que pueden ser determinantes, pero los conocemos y sabemos lo que tenemos que hacer”, aseguró.

Su rostro denota mucha seriedad, incluso cuando festejó el único tanto de la selección contra Alemania en la goleada 6-1 del primer partido.  “Fue una falsa presentación. Ahora estamos haciendo nuestro fútbol con más confianza para seguir avanzando”, comentó, sin siquiera referirse al tanto que consiguió.

La selección volverá a jugar en la cancha sintética del estadio Omnilife de Guadalajara, donde derrotó 2-0 a Burkina Faso en el último partido del Grupo E.

Según Gruezo, el equipo no está acostumbrado a jugar en ese tipo de terreno, pero logró acoplarse bien en el último cotejo.

“Es una cancha muy linda, pero nos costó un poco. Además con el sol que pega a esa hora, el piso es muy caliente y te quema los pies, pero no es excusa. Jugamos bien contra Burkina Faso y esperamos hacer lo mismo contra Brasil”, añadió.

Apenas cumplió 16 años en abril, pero habla con una claridad propia de un jugador mucho más experimentado, pero tal vez su infancia con su padre futbolista le brindó ese conocimiento para actuar fuera y dentro de la cancha.

La familia es algo importante para el volante, pero evita hablar mucho con ellos para no modificar la concentración que tiene para jugar en el campeonato. “Hablo poco después de los partidos que tenemos un tiempo. Mi familia sabe a lo que vine, no de paseo, sino a ser campeón mundial”, dijo con seguridad.

Pero antes de viajar a México se refugió con ellos para estar tranquilo en otro país. “Los consejos son primero de mi familia, porque me sirvieron  mucho en la parte moral y en la sicológica. Están pendientes y haciendo fuerza para que hagamos un buen papel”, dijo.

En algunos partidos, debido a que la selección tuvo que ser más ofensiva, Gruezo peleó prácticamente solo para recuperar la pelota y entregarla a los creativos. José Francisco Cevallos lo respaldó por momentos, pero su labor estaba  más dedicada a buscar el arco.

Su nombre no es ajeno en el fútbol nacional y le tomó la posta a su padre, quien ahora se desempeña como asistente técnico de Raúl Noriega en el equipo de Reservas de Barcelona.

“Jugar un Mundial es un sueño hecho realidad, que  comenzó por mi padre. Él  no pudo estar en un Mundial, pero ahora nuestro apellido está inscrito en un torneo de esta naturaleza. Mi papá siempre me brinda su respaldo y sé que ahora está feliz”, aseguró.

En los otros partidos de octavos, Uzbekistán juega contra Australia (15:00), Congo enfrenta a Uruguay (18:00) y Japón se juega su pase contra Nueva Zelanda (18:00).

Para estar siempre al día con lo último en noticias, suscríbete a nuestro Canal de WhatsApp.

Contenido externo patrocinado