Sacachún está más “fértil” ahora

23 de julio de 2012 - 00:00

Como casi nunca ocurre en Sacachún,  el pasado  sábado las decenas de chivos que existen en este  poblado permanecían en sus corrales. Había que dar espacio al festejo, al turismo, a la alegría de sus habitantes, que celebraron el primer aniversario del retorno de San Biritute -el dios huancavilca de la fertilidad- a su pueblo ancestral y originario y a cuyo hecho se atribuyen el avance y crecimiento que ha tenido el pueblo en estos últimos meses.

Mientras el Gobierno había preparado una casa abierta, donde cada Ministerio exponía diferentes proyectos que se ejecutan en la comuna y en otras zonas de la provincia de Santa Elena, los moradores de Sacachún preparaban comida, atendían sus pequeños negocios, vendían artesanías y  disfrutaban de la fiesta desde la mañana con cerveza en mano y con música a alto volumen, lo que alteraba la quietud tradicional de este poblado.     

Una de ellas era Martha Tomalá, de 63 años, quien atendía su local de venta de víveres, ubicado en la parte posterior de la glorieta donde se encuentra el monolito original y que recibía a decenas de visitantes el pasado sábado. 

“Esto ha recobrado vida luego de la venida de San Biritute. Antes  era muerto, yo ni venía porque esto era puro polvo y  tenía miedo de que se me metieran las culebras a la casa. Ahora tengo una tiendita donde vendo de todo un poco, doy almuerzos los fines de semana e incluso tengo una chica trabajando conmigo para que me ayude, así que hasta doy trabajo”, explica esta nativa de Sacachún, quien salió del pueblo hace 25 años y retornó hace un año.

Según dice, el incremento de la actividad turística le permite ahora vivir de su negocio, que en fines de semana de mucho movimiento le permite tener una ganancia de aproximadamente $60 por día.      

Pero también están las personas que nunca han salido del pueblo, como Juana Tigrero, de 81 años. Desde el primer piso de su casa de madera  observa la vida de Sacachún y cuenta sobre los cambios que se han dado en el último año.

“Nos arreglaron las casas; ahora tenemos techos nuevos. Sí se ven cambios en el pueblo, viene más gente a visitar a San Biritute los fines se semana, algunos incluso han puesto algunos negocios y esto es algo que antes no se veía por acá. Ahora hay más niños también... hasta hacen matrimonios”, cuenta esta mujer que nunca se casó y que únicamente se dedicó a la crianza de los hijos de  Ambrosio Tigrero, de 85 años, su hermano,  hoy convertido en el  compañero  con el que  pasa largas horas asomada a la ventana.

Y es que hace varios meses, el matrimonio ancestral que se realizó en la comuna llamó la atención de todos.
“Hasta acá vienen parejas que quieren tener hijos, por eso mismo se realizó ese matrimonio como un agradecimiento porque San Biritute les hizo el milagro. También vienen personas de poblados cercanos a darle ofrendas frutales y florales al monolito, porque hace llover y la producción aumenta”, explicó Carmen González, de 42 años, mientras alistaba los ingredientes para preparar “chivo al hueco”, un platillo especial que consiste en la preparación de carne de chivo en una especie de horno debajo de la tierra, con carbón y una plancha de zinc.

Este es uno de los platos que se sirvieron en el festival gastronómico que incluyó otros como el tradicional seco de chivo, tamboleros (realizados con yuca y miel de panela, envueltos en una hoja de verde) y vino de grosella, entre otros platos típicos de esta zona de la región costera.  

El ex presidente de la comuna y actual presidente del Comité de San Biritute, Dionisio Tigrero, reconoce las ventajas que ha traído el retorno del tótem hasta este pueblo.

“Hasta el año pasado habían cerca de 35 familias y ahora estamos por las 43, algunas inclusiva han retornado a vivir al pueblo. Se están abriendo  fuentes de trabajo como el tallado de piedra o de madera, además de los negocios de comida. También tenemos que  resaltar el arreglo de la fachada  y de la estructura de algunas  viviendas”, destaca.

Según dice, como parte de las próximas obras en Sacachún, los moradores esperan que se concrete el  convenio tripartito entre Ecuador Estratégico, Petroecuador y el Municipio de Santa Elena para llevar agua potable y alcantarillado hasta la comuna, ya que en la actualidad ésta se abastece del líquido por medio de tanqueros.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: