Roldós, la herencia de un demócrata

24 de mayo de 2012 - 00:00

La muerte de Jaime Roldós, ocurrida el 24 de mayo de 1981, junto a la natural conmoción por el fallecimiento de un Jefe de Estado, tuvo para el país consecuencias que abarcaron los planos político, social y económico.   

En lo político, el gobierno del doctor Osvaldo Hurtado dejó de lado la posición que marcaba la Carta de Conducta,  generada por el Presidente Roldós, instrumento que en lo fundamental planteaba una integración entre los países de la subregión andina y que tocaba temas “delicados”, como los derechos humanos, justicia social, desarme, la libre disposición de los recursos naturales, entre otros. Hurtado simplemente ignoró el documento y no lo activó. 

El peso social de las medidas de ajuste que tomó, como la restricción del gasto público, fue cargado, como suele ocurrir, sobre los hombros de la ciudadanía más pobre.

24-5-12-aeronaveEn lo económico, Hurtado aplicó la política de ajustes graduales recomendada por el Fondo Monetario Internacional; y dispuso que el Banco Central asumiera la deuda privada en un proceso denominado “sucretización”, que significó, a grandes rasgos, que los préstamos adquiridos por personas particulares en el exterior los pagara el Estado; es decir, todos los ecuatorianos. El monto de dicho perjuicio ha sido calculado en US$ 4.462 millones.  

Sobre el accidente se han realizado cuatro investigaciones: La primera, en 1981, efectuada por la Junta de Investigación de Accidentes de la Fuerza Aérea. En el mismo año, hubo otra por parte de la Fuerza Aérea de Estados Unidos (USAF); y, en 1982 y 1991, el entonces Congreso Nacional promovió dos más. Sin embargo, ninguna de ellas logró determinar certera y concluyentemente las causas que lo originaron.

La asunción de Jaime Roldós a la Presidencia marcó el fin de un período dictatorial en el Ecuador, que había comenzado en 1972 y se prolongó hasta el 10 de agosto de 1979. En el contexto internacional, su mandato ocurre cuando, prácticamente, todo el sur del continente estaba gobernado por dictaduras, de ahí que la Carta de Conducta,  propuesta por el Presidente Roldós, era absolutamente pertinente porque planteaba temas políticos y sociales que estaban siendo conculcados en aquellos momentos.

Se podría decir que el retorno a la democracia se frustró con su desaparición pues, aunque en el país no se han  repetido las aventuras dictatoriales, los gobiernos democráticos que le sucedieron no tuvieron esa visión integral sobre el país y el contexto internacional que caracterizó al presidente Roldós.

La imagen que la comunidad ecuatoriana guardó para siempre es la de un hombre joven con una pasión extraordinaria por su país, lo que despertó el “derecho colectivo” a tener esperanza. Treinta y un años después otro joven, surgido desde la ciudadanía, está tratando de recuperar para el país esos años que se perdieron.

24-5-12-roldos-acidente

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: