La mujer rompe esquemas en las bandas de pueblo

- 18 de marzo de 2020 - 00:00
La agrupación “Pioneras del Austro” ha ganado premios en concursos dentro de Azuay.
Foto: Archivo / El Telégrafo

Hace dos años se formó en Cuenca una agrupación compuesta por 11 mujeres y un varón. Ellas buscan equidad y que desaparezca la explotación femenina en la música

“Que una mujer sea parte de una banda de pueblo sigue siendo casi un pecado”, señala Alexandra Orellana, directora del grupo “Pioneras del Austro”.

Esta agrupación nació en 2018 por iniciativa de Alexandra, quien a más de difundir la música ecuatoriana, quiso romper los esquemas tradicionales.

Ella se planteó que las mujeres también toquen igual o mejor que los varones.

Sin embargo les ha costado muchos “dolores de cabeza” para ir afianzando esta propuesta en Azuay.

Las “Pioneras del Austro” está conformada por 12 músicos, de los cuales 11 son mujeres y un varón que, a su vez, es esposo de Orellana y es parte de los arreglos y composiciones musicales.

“Escuchar la música nacional en banda de pueblo es lo más hermoso”, indica Raúl Quezada, un ciudadano que gusta de estas agrupaciones.

En la provincia del Azuay se calcula que existen no menos de 30 bandas.

En Cuenca hay dos sectores donde los músicos han nacido y se han formado grandes bandas: la parroquia Baños y Paccha.

En la primera destaca la familia Ramón, que ha conformado orquestas y bandas de pueblo.

La banda “Pioneras del Austro” en este tiempo ha ganado concursos como el organizado por la Unión de Periodistas del Azuay y del Grupo Eljuri en Cuenca.

También ha tocado fuera de la ciudad, pero a decir de Orellana, no todas han sido buenas experiencias, ya que de por medio “existe el daño psicológico porque aún no quieren aceptar que la mujer también puede tocar”.

Orellana afirma que aún la sociedad azuaya y los mismos músicos (varones) piensan que este campo está destinado única y exclusivamente para los hombres.

“Existen bandas donde hay jerarquías y la mujer tiene que cobrar menos por su trabajo”, indica Alexandra.

Mientras una de sus compañeras, cuyo nombre pide que se guarde en reserva, cuenta las tristes experiencias que han debido pasar en varios sectores de Cuenca y cantones de Azuay.

“Un día fuimos a tocar en una parroquia cuencana y el primer reclamo que recibimos fue que ellos habían solicitado una banda de pueblo, pero compuesta por hombres y no por mujeres”.

Ellas comentan que sus propios padres no querían enseñarles a tocar instrumentos por el solo hecho de ser mujer; por ello tuvieron que acudir a centros de estudios como el conservatorio para especializarse.

Indica que no eran bien remuneradas. “Al hombre le pagaban, por poner un ejemplo, por un día $ 50, pero a ella apenas $ 25”.

La agrupación es la única banda de pueblo integrada en su mayoría por mujeres en el Austro.

El único hombre que las acompaña es Jorge Puchaicela, quien integró la orquesta sinfónica de Cuenca durante 15 años y es el encargado de la composición y los arreglos musicales.

La banda fusiona ritmos tradicionales como el sanjuanito y el pasacalle. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP