Una minialdea de casas ecológicas cautiva en Francia

La idea fue de una joven emprendedora, quien fabricó la primera vivienda y luego creó la pequeña colonia con cinco de ellas que son remolcadas a otros lugares.
07 de septiembre de 2019 00:00

Anna Argemi reseña que hace dos años escribió un artículo sobre las minicasas que causan furor en Francia. Lo hizo en el post La tiny house: donde menos es más.

“El furor sigue tan vigente como el primer día. Hoy me entero de que una joven emprendedora ha decidido crear la primera aldea de minicasas, concretamente en Saint-Brieuc, en Bretaña, al noroeste de Francia”.

Se trata de Aurélie Moy, la emprendedora, de 25 años, quien es licenciada en Ingeniería Medioambiental y cuya especialidad son los sistemas durables.

Le Ty Village es el nombre del “pueblecito” que cuenta para empezar con cinco minicasas, de las cuales cuatro ya están alquiladas y los residentes instalados hace unos pocos días.

Aurélie Moy cuenta que sus inquilinos son jóvenes, que tienen entre 21 y 24 años. Son estudiantes a tiempo completo en la universidad o personas que alternan estudios y trabajo.

Antes de finales de año Moy prevé que se incorporen al proyecto cinco nuevas casitas. Y cuando este haya finalizado, la joven emprendedora confía en albergar hasta 21 minicasas.

Las tiny houses (casas minúscula, en inglés) están hechas de madera y se montan sobre ruedas para poder desplazarlas. Miden 2,5 metros de largo y 4,1 metros de alto y pueden ser transportadas por carretera con un permiso de conducción de remolque.

La historia del “pueblecito de minicasas” empieza cuando Aurélie Moy finaliza sus estudios y decide diseñar su propia tiny house, que bautiza como Susy (contracción de sustainable system, sistema sostenible).

La idea en un principio era instalar su casita, Susy, en un terreno propiedad de su padre en el municipio de Saint-Brieuc. El terreno mide 3.500 m2, así que Moy decidió  que construyan más casitas para aprovechar el espacio.

Como el terreno se encuentra cerca de un campus universitario, en un principio la idea fue ofrecer las casas en alquiler a estudiantes.

El mes de alquiler costará unos 460 euros en período escolar, pero varía un poco en función de la minicasa escogida. También existe la posibilidad de que el propietario de una tiny house vaya con su propiedad a cuestas y la instale en el Ty village.

En breve pondrán en alquiler una minicasa a 80 € la noche para quien quiera probar la aventura de dormir en ella sin comprometerse a un alquiler a medio o largo plazo.

Paneles solares
Los trabajos de acondicionamiento del Ty village van a durar un tiempo. La joven ingeniera espera invertir en paneles solares, en un sistema de recuperación del agua de lluvia, un vergel de árboles frutales, un huerto, colmenas de abejas, un gallinero y en un sistema de reciclaje de desechos orgánicos.

La idea de Moy es crear escuela y que la pequeña aldea sirva de escenario para talleres sobre biodiversidad o sobre cómo hacer tu propio abono orgánico.

El objetivo es animar a otros emprendedores a proclamar la buena nueva de las tiny houses. Hay franceses convencidos de que “menos es más”. (I) 

El alquiler ronda de una de estas casitas oscila entre los 460 euros al mes en período escolar.
Foto: (C) Ty village
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado