La diabetes podría ser la séptima causa de muerte en el 2030

14 de noviembre de 2012 - 00:00

De 14 millones de habitantes en el Ecuador, alrededor del 5% de la población mayor de 18 años en ciudades pequeñas y el 7% en Quito y Guayaquil, padecen de diabetes, según la Federación Ecuatoriana de Diabetes (Fediabetes).

El Ministerio de Salud Pública (MSP) dice que en el 2010 se registraron 92.691 casos de diabetes a nivel nacional, pero en los últimos cuatro años el incremento en el número de personas afectadas es del 403% (74.285 casos nuevos).

Mientras que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 347 millones de personas padecen de esta enfermedad, de las cuales el 80% vive en países desarrollados. Es probable que la diabetes -enfermedad de la que hoy se recuerda su día mundial- se convierta en la séptima causa de muerte en 2030.

El presidente de Fediabetes, Byron Cifuentes, afirma que  la incidencia de este trastorno se ha incrementado en las últimas dos décadas como consecuencia directa del ritmo de vida actual. “Las facilidades han ocasionado que llevemos una vida no saludable; comemos y vivimos mal, estamos estresados. Vivimos a control remoto, ya no se camina; la movilización nos ha hecho sedentarios y esto conduce a la plaga del mundo actual que es el sobrepeso y la obesidad”, señala.

A Yolanda, de 70 años, le detectaron esta afección hace 15 años en un examen de rutina. Ella trabajaba en Estados Unidos cuando supo de su enfermedad y sus chequeos eran cada seis meses. Cuando retornó al Ecuador los chequeos fueron  cada tres. Yolanda controla su enfermedad con cuatro tipos de medicamentos al día, sin embargo expresa que no ha tenido ningún inconveniente.

“Yo trato de controlar la enfermedad y estoy bien. No he tenido problemas pese a que no me gusta caminar, pero controlo mi alimentación. Tengo neuropatía diabética -síntomas producidos por la afectación de los nervios periféricos como consecuencia de la diabetes- pero no ha sido ningún inconveniente, me siento bien”, afirma.

Las principales características para contraer este padecimiento es el sobrepeso, la edad y el factor genético. Sin embargo, la diabetes es considerada un enemigo silencioso, ya que en un principio es asintomática -no presenta síntomas-. Cuando esta enfermedad ha progresado, Cifuentes explica que los síntomas se pueden resumir en las cuatro P: polidipsia -mucha sed-, poliuria -deseo frecuente de orinar-, polifagia -exceso de apetito- y, por último, pérdida de peso. 

Otro caso es el de Héctor, de 68 años, a quien le detectaron diabetes hace cinco años, cuando estaba hospitalizado a causa de una caída jugando voleibol. Su tratamiento comenzó con insulina y ahora con medicamentos. Asiste a chequeos médicos cada dos meses para evaluar el nivel de glucosa y confiesa que no se siente enfermo. “Me siento bien, pese a que en la rodilla tengo artrosis -desintegración del cartílago de las articulaciones- y solo por eso digo que estoy enfermo. Mi dieta está constituida por sopa sin sal, poco arroz y ocho vasos de agua a diario. En mi juventud era deportista, pero ahora solo salgo a caminar cinco kilómetros todos los días”, comenta.

Cifuentes aclara que hay dos clases de diabetes: La  tipo 1, que tiene incidencia en niños y jóvenes insulinodependientes, ya que necesitan de  insulina -hormona del metabolismo que transforma los alimentos ingeridos en energía- para vivir (este tipo de diabetes es muy poco frecuente, ya que su incidencia a nivel mundial es del 5%), y la tipo 2, que es la más común en personas mayores de 50 años, sin embargo ya hay casos en mayores de 30 años.

La diabetes se origina a partir de una falla en el mecanismo de regulación de la glucosa. “En el diabético tipo 2 hay una resistencia a la acción de la insulina. Entonces el páncreas para defenderse secreta más insulina, pero  a su vez aquello lo agota y secreta menos, de modo que el azúcar en la sangre sube los niveles de acción”, acota Cifuentes.

El especialista afirma que son necesarios los buenos hábitos alimenticios -poco aporte de calorías, ingerir ocho vasos de agua al día y disminuir el consumo de bebidas azucaradas- y llevar una rutina de ejercicios diaria.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP