Jinete y caballos encierran el orgullo montuvio

- 02 de mayo de 2018 - 00:00
Para participar en un rodeo las prácticas empiezan con dos meses de anticipación. Los caballos reciben un tratamiento especial para estar listos el día de la presentación.
Fotos: William Orellana / El Telégrafo

Guayas es la provincia de la Costa en donde más se desarrolla la actividad ecuestre. La Prefectura impulsó la creación de un comité para mantener la cultura.

Una cabalgata protagonizada por decenas de jinetes en Playas, que está programada para el próximo 30 de junio, da inicio a las actividades del año ecuestre en Guayas.

Estas actividades son parte de la recuperación de las costumbres montuvias, objetivo en el que trabajan las autoridades locales y los dirigentes de asociaciones que se empeñan en no dejar desaparecer la esencia de las personas oriundas de la Costa.

“Uno se siente orgulloso al momento de montarse en el caballo y representar a las haciendas”, explicó el presidente de la Asociación Agrícola Ganadera de caballistas de Yaguachi, Carlos Zambrano. Esa es una de las razones por las que el caballo en la cultura montuvia es sinónimo de trabajo y orgullo.

“Los montuvios somos felices al tener a los mejores ejemplares y exhibirlos”, afirmó Zambrano, al tiempo que reconoció, con tristeza, que se estaban perdiendo. “Los rodeos y las cabalgatas se estaban olvidando”.

La situación empezó a cambiar hace cinco años, cuando se reactivaron las actividades. Uno de los motivadores es el prefecto del Guayas, Jimmy Jairala, quien conformó un comité para renovarlas.

En esa organización existen tres representantes por cada cantón de la provincia, quienes se encargan de organizar las carreras de caballos, los rodeos y las cabalgatas.

La mayor parte de las actividades que se realizaban antes eran iniciativa privada, lo que generó que en los más pequeños la esencia de sus raíces no sea tan llamativa. Pero para contrarrestar aquello trabajan los padres.

“Tratamos de que los chicos se vinculen y que no olviden lo que somos y de dónde vinimos”, resaltó Zambrano.

El dirigente dijo con certeza que su cultura se mantendrá. “Para que se termine la actividad ecuestre primero tienen que terminarse los montuvios, la gente del campo, así que no creo que vaya a desaparecer”.

Preparativos para el rodeo
Para los rodeos, los jinetes se preparan con dos meses de anticipación; mientras que para las cabalgatas practican 15 días. “Se baña al animal y se lo alista para que esté lo mejor presentado posible”, comentó Zambrano.

Mientras que Javier Avellán resaltó que el caballo es la herramienta del montuvio, por eso se crean vínculos entre el jinete y el animal. La cultura inicia desde la crianza y su preparación para la jornada de trabajo.

Quienes tienen un caballo de exhibición se preocupan de que este tenga la mejor montura y esté lo mejor presentable posible. Avellán destacó que “el caballo tuvo una importancia trascendental en el desarrollo del país”.

Enrique Baquerizo, de la Asociación de Ganaderos del Litoral y Galápagos, recordó que el equino es un elemento indispensable.
“Antes era el único medio de transporte en las zonas rurales. Aunque muchos adquirieron motos, el impulso a la actividad hace que ahora vuelvan a pensar en tener caballos que sean una muestra de fortaleza”.

El agremiado recalcó que la construcción de plazas de rodeo en Santa Lucía, General Vernaza (Salitre), Balzar, Samborondón, Colimes y Bucay ha permitido masificar la costumbre, puesto que a diferencia de los lugares tradicionales construidos de caña y madera, los edificados en hormigón y estructura metálica tienen capacidad para 1.500 personas.

La cultura se ha posicionado en Guayas, tanto que Samborondón fue declarada la capital ecuestre de Ecuador.

La directora de Turismo del Municipio de esa ciudad, Allys Luey, informó que desde 2015 ostentan el reconocimiento, que fue otorgado por la Organización Mundial de Turismo Ecuestre.

La funcionaria enfatizó que “jinetes y caballos son parte de nuestra historia y orgullo montuvio, protagonistas de varios programas celebrados por las fiestas patronales y de cantonización de Samborondón”.

Afirmó que esta actividad concentra la atención de turistas nacionales y extranjeros y ha repotenciado el turismo y la economía.

El caracoleo, la monta de cepo y de toros, y el lazo pial son las principales destrezas en las que se lucen los participantes del rodeo montuvio.

En la plaza se muestran las habilidades que son parte del trabajo que realizan las haciendas día a día. Es común ver a padres llevando sobre sus equinos a sus hijos desde muy pequeños; es una jornada familiar. (I)

El sombrero es infaltable entre los montuvios y quienes pertenecen a las asociaciones y haciendas van con sus uniformes para diferenciarse.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: