Impactantes y coloridos diseños de bordado son elaborados en la hacienda Pinsaqui

Conoce cómo obtener un bordado a mano tradicional en la hacienda Pinsaqui
27 de agosto de 2021 17:28

La hacienda Pinsaqui, ubicada en Otavalo, fue en un inicio un taller textil que empleaba a cerca de 1000 tejedores e hilanderos locales cuyas prendas tejidas a mano obtuvieron gran reconocimiento y fueron exportadas hacia Estados Unidos durante 1800.

El lugar tuvo que ser reconstruido por el terremoto ocurrido en 1867 y se lo adaptó para convertirlo en un hotel, el cual ofrece dentro de sus actividades la compra de bordado artesanal hecho a mano por moradoras de la localidad.

Las artesanas para crear sus prendas extraen elementos de la naturaleza tales como pájaros, animales y flores nativas de la zona y a través de su creatividad los rediseñan a su propio estilo añadiendo diferentes gamas de colores para aumentar su belleza, pero todo cambio que se haga siempre dependerá de los gustos de cada cliente y el uso que dará a la prenda.

El proceso para la adquisición de una de estas manualidades es bajo reserva y se pueden ordenar manteles decorativos, pasando por mascarillas hasta blusas tradicionales. El tiempo de cada manualidad varía desde dos horas para los trabajos pequeños y una semana para la creación de prendas enteras. El cliente puede elegir el diseño y los colores con los cuales se realizará el trabajo. El costo de una blusa totalmente bordada puede llegar a los 150 dólares, dependiendo la complejidad del diseño.

El proceso de aprendizaje de las artesanas inicia desde muy temprana edad ya que es heredado a través de su familia y de esta manera el conocimiento es trasladado a la siguiente generación de bordadoras.

Contenido externo patrocinado