Familias vulnerables reciben ayuda de gobernaciones y la ciudadanía

06 de abril de 2020 16:00

La solidaridad de los ecuatorianos con las familias vulnerables se ha evidenciado en el transcurso de estos días de emergencia sanitaria debido al coronavirus (covid-19).

Las contribuciones de diferentes entidades públicas y privadas, así como de personas particulares han sido entregadas a las gobernaciones, desde donde se distribuyen a las familias en estado de vulnerabilidad bajo los protocolos establecidos, por el Gobierno Nacional, para evitar la propagación del covid-19.

En Imbabura los seis jefes y los 36 tenientes políticos han canalizado la ayuda entregada a la provincia. Se inició con la
donación de 6.000 kits con productos de primera necesidad del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES).

Esta semana se enviará al sector rural. De la misma forma, se recibió el valioso aporte de las empresas privadas La Favorita y el Ingenio Azucarero del Norte, que beneficiaron a 2.500 familias.

En Cotacachi, autoridades locales también donaron alimentos para la población de comunidades del cantón; mientras que
habitantes de la parroquia Imbaya, de Antonio Ante, se beneficiaron del aporte de 300 litros de leche y avena que la
Pasteurizadora Quito obsequió días atrás.

En Chimborazo, además de las ayudas de alimentos, tanto del sector público como del privado, se gestionó la entrega de
prendas de protección para el personal médico del Ministerio de Salud, contribución efectuada por la ciudadanía y también por autogestión de la gobernación.

De la misma forma, en cumplimiento de la aplicación del plan de contingencia provincial, se implementaron Centros de
Aislamiento Preventivo Obligatorio (APO) en todos los cantones.

En estos espacios se monitoreará la salud de personas con sospecha de covid-19, que requieren atención específica. En Riobamba se instaló el primer sitio con capacidad para 100 ciudadanos.

Esto con el apoyo del Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias que entregó 100 camas y 100 kits de dormir.

En Loja, la solidaridad de la ciudadanía y la empresa privada también se articula en la Gobernación para su posterior
distribución.

Para este efecto se activó un protocolo de identificación de familias vulnerables. Primero se les pide colocar una bandera roja en ventanas, puertas o balcones. Después se canaliza la entrega de los kits de alimentos
y se registra el aporte efectuado.

Este sistema fue implementado por la gobernación para organizar la contribución ciudadana y evitar que se propague el
virus, al no contar con un procedimiento establecido.

Las personas que colaboran arman una funda con víveres esenciales, los que luego son recogidos por personal de la institución para su posterior entrega a las familias vulnerables. (I)