El Cogobierno estudiantil se eligió en la U. Católica

04 de febrero de 2012 - 00:00

Las hileras eran interminables y la bulla incesante. El ambiente electoral dentro de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil fue altisonante. Gritos de un bando y de otro impedían escuchar, por ejemplo, que una estudiante increpaba a través del teléfono a su interlocutor para que trasladara a dos compañeros  para que votaran. “Mira que se van a la playa y luego no vienen”, advirtió. Cerró el teléfono. Rápidamente se ubicó en una improvisada barricada de metal. Dentro del perímetro que formaban las barras estaban los estudiantes dirigiéndose a las mesas electorales. En la entrada principal atestiguaba Mauro Toscanini, rector de la universidad.

El día gris era el de  un viernes cualquiera, las elecciones, en cambio, no eran comunes. El sufragio tenía una variante: se elegían representantes del Consejo Estudiantil que irán al Consejo Universitario y Administrativo y que tendrán, a través de la normativa, voto dirimente en las decisiones que se tomen dentro de la U. Católica.

Este cambio está en el artículo 60 de la reciente Ley Orgánica de Educación Superior. Se trata de una  modificación que provocó   una especie de puja política,  fuera del recinto electoral, en un amplio canchón que se arrima al Coliseo de la universidad. En cada extremo había un grupo de carpas de partidos políticos contrarios: en este caso Integración, Independientes, Verum, entre otros.

Allí, por ejemplo, un estudiante alertó a otro sobre la necesidad de ir a ver a los votantes de la Facultad de Derecho. A estos alumnos, según la conminación, debían hacerles una hilera especial porque no iban a aguantar mucho la espera.

La comodidad era primordial. En esa misma hora, ya cerca de las once de la mañana, otros estudiantes de arquitectura y medicina aguardaban en la fila, cuyo orden se desvanecía a empujones al momento de pasar a sufragar. 

Ahí llegó Toscanini, que trataba de calmar a los alumnos. Incluso sugirió a otros que eviten hacer proselitismo. Unas cámaras detrás filmaban a los estudiantes. “Se va a pasar un expediente al Consejo Universitario para que establezca las sanciones”, aclaró Pedro Castro, presidente del Tribunal Electoral Permanente Estudiantil. 

Castro notó que las elecciones anteriores no fueron diferentes a las recientes. No obstante, destaca el Cogobierno por la incidencia que tendrá en las decisiones de la universidad. (Los representantes del Cogobierno podrán influir  en todo tipo de decisiones).

“Una de las cosas buenas que se encuentran en la Ley Orgánica de Educación Superior es que promueve otro tipo de dirigentes, que tengan puntajes de muy bueno para arriba. A veces, no siempre, dichos  dirigentes no son buenos estudiantes y, además,  defienden intereses de los que no son buenos estudiantes”, opinó el rector Toscanini.

Los alumnos ven con cierta esperanza la gestión que realizarán los futuros representantes. Freddy Prado, de 22 años, aspira a que se reemplacen los profesores que no conocen sobre nuevas tecnologías por quienes los puedan aproximar a los cambios recientes.

Santiago Cabezas, de 24 años, cree que  podrán adquirir un paquete de software valorado en 40.000 dólares, que servirá para la carrera de Economía. Al cierre de esta edición aún no se conocía el resultado del sufragio, pero, más allá de éste, lo importante, coinciden varios jóvenes, es que la voz estudiantil pesará.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: