Los agresores sexuales suelen estar camuflados

- 23 de febrero de 2019 - 00:00
A veces los psicópatas se integran a la sociedad sin problemas. Acceden a estudios, algunos están casados y con familia, por eso es difícil identificarlos.

Los psicólogos recomiendan estar pendientes de los niños, siempre oírlos y creerles. Muchos violadores se encuentran en el entorno de sus víctimas.

La mayoría de psicópatas aprovecha las situaciones de vulnerabilidad. Ellos usan mecanismos de seducción, dan obsequios, se hacen pasar como amigos. La estrategia no siempre es cotidiana para no tener un patrón reconocible.

Algunas características que son comunes en las psicopatologías sexuales no son percibidas a simple vista. Hay que recordar que la mayor parte de los agresores sexuales son familiares o amigos cercanos, manifiesta el psicólogo Rodolfo Rojas.

Inicialmente un agresor genera nexos de confianza, como sucedió en el caso de Ana, una estudiante de 25 años, que sobrevivió a una violación sexual.

“Él era parte de mi entorno, conocía a mis amigos, era el primo de una compañera de la universidad. Cuando sucedió esto estábamos en la casa de otro amigo y él estaba ahí, se supone que me iban a dejar a mi casa porque era tarde y regresamos de una fiesta. Recuerdo que estaba cansada y había bebido. Me estaba yendo, pero no me dejó salir, me cerró la puerta y me violó”.

Tipos de abusadores
Una investigación de la Universidad de Alicante reveló que el 50% de las violaciones es perpetrado por conocidos. Se han identificado los tipos de violador sexual. Uno de ellos son los enojados, sujetos que cometen abusos para sacar su ira reprimida, estatus de poder y por odio; cuando eligen a su víctima es por una cualidad que detestan. Ellos tienen un alto nivel de atrocidades cometidas y solo eso los satisface.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), en Ecuador una de cada cuatro mujeres sufrió violencia sexual.

La psicóloga Sonia Rodríguez asegura que la sociedad debe omitir la idea de que el agresor es siempre un psicópata serial. “Ese no es el prototipo.

Ellos son perversos porque su comportamiento es pervertido, ellos no tienen una patología de psicótico porque están ubicados en la realidad, no buscan placer; necesitan humillar, lastimar y transgredir cuerpos de niñas, niños y mujeres”.

El abogado Kléber Sigüenza dice que en Guayaquil, en el año 2017 se reportaron alrededor de 2.500 denuncias por abuso; de este universo probablemente el 25% ha sido procesado, al considerar que este delito en pocas ocasiones es flagrante y por ello el tiempo de investigación dura seis meses. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: