El Tema

Zapatos y relojes les dan ‘caché’ a ellas y a ellos

- 26 de marzo de 2018 - 00:00
Ilustración: Carlos Benavides / El Telégrafo

Un sondeo realizado en seis urbes de la Costa y de la Sierra reveló que ciudadanos de ambos sexos invierten dinero en accesorios y artículos que ‘realizan’ su apariencia frente a su círculo social.

Javier Meregildo Echeverría porta relojes desde los 15 años. A esa edad sus padres le compraron el primero. Años después cuando comenzó a trabajar empezó a adquirirlos por cuenta propia.

Este ingeniero comercial oriundo de Guayaquil ha tenido más de 20 cronómetros. La semana pasada añadió uno más a su colección. Esta vez de la marca Fossil, que aún no estrena.

Para Meregildo, de 40 años, este accesorio va más allá de ser un medidor del tiempo. A su criterio portar un buen reloj le da otro estatus y al mismo tiempo está a la moda. Sus favoritos son los modelos grandes y de caja redonda.

En cambio, Carmen Flores, de 50 años, es una apasionada por los zapatos. A tal punto que en la última compra adquirió dos pares, así como dos carteras.

Prefiere guardar la reserva sobre el número que tiene en su armario, lo que sí cuenta es que los primeros que adquirió con su sueldo fueron unos de tacones de color negro.

Esos eran para la farra. Los de la oficina eran bajos “como de viejita”, dice la también ingeniera comercial guayaquileña. Merejildo y Flores no se conocen.

Por coincidencia ejercen la misma profesión, sin embargo ambos están en los grupos de personas a las que les gusta comprar estos implementos con la finalidad de verse bien al interior de sus grupos de amigos, familiares y compañeros de labores.

Periodistas de la revista SÉPTIMO DÍA encuestaron a 223 personas de ambos sexos en seis ciudades para consultarles: ¿cuál es el artículo o accesorio, que no sea el teléfono celular de última tecnología, que les da más caché o estatus tanto a damas como a caballeros?

En el caso de las féminas (128 entrevistadas), los zapatos son el primer complemento de la vestimenta personal por el cual se sienten seducidas. 40 damas de Quito, Guayaquil, Cuenca, Manta, Latacunga y Ambato contestaron a favor de esa opción. A continuación están las carteras (24), bisutería fina (19), perfumes (15), relojes (15) y el resto lo comparten gafas, laptops y tablets, entre otros.

Mientras que los varones, de un total de 95 de las urbes citadas anteriormente, (36) consideran que el reloj es el accesorio con el que destacan su clase en las reuniones sociales o en el trabajo.

Le siguen otros complementos como los zapatos, los perfumes y gafas, en ese orden, a los cuales les dan más importancia a la hora de adquirir objetos que les otorguen otro nivel en su entorno.

Las mancuernas, las billeteras, las afeitadoras eléctricas y los portafolios pasan a un segundo plano al momento de pensar si es o no necesario para destacar entre sus grupos de amigos o de familiares.

El sondeo rápido, que fue realizado desde el viernes pasado hasta el miércoles, incluyó a personas en edades comprendidas entre los 20 y 65 años.

Además abarcó a profesionales como abogados, ingenieros de diversas especialidades, periodistas, estudiantes de distintas carreras, publicistas, vendedores, pequeños empresarios, ejecutivos, docentes, amas de casa, secretarias, médicos, comerciantes, economistas, empleados públicos y del sector privado, entre otros.

La asesora de imagen, Jessenia Gualoto, reconoció que el incorporar accesorios a la vestimenta diaria de hombres y mujeres es una tendencia cada vez más creciente en la sociedad moderna. “Unas buenas gafas y los zapatos combinados con las carteras son la esencia de las damas de hoy, pero tampoco hay que olvidar la importancia de un buen maquillaje”, sostuvo.

Gualoto, de 40 años, explicó que es común observar hoy por las calles de Guayaquil a ejecutivas con jeans rotos y desteñidos, pero luciendo una blusa sobria, bolsos y calzados que le otorgan un estilo más moderno.

Para la también cosmetóloga y estilista hay detalles como la silueta, el color de la piel y del cabello que se deben tener en cuenta a la hora de vestirse.

“No se viste mejor, el que se compra lo más caro ni a todo el mundo le queda todo. Una mujer de baja estatura no debe ponerse una falda larga porque se verá más pequeña”, reveló.

Gualoto recordó que anteriormente las personas no le prestaban mucha atención a los trajes y accesorios que lucían las féminas.
“Ahora eso ha cambiado y cuando una asiste a ciertos eventos sociales o presentaciones se mirará directo a los zapatos, a las carteras y al maquillaje de las chicas o señoras que están presentes”, puntualizó.

Recalcó que los accesorios ayudan a proyectar mejor a las personas entre el grupo donde se desenvuelven, esto puede ser el trabajo o un acto social.

“Cuando una mujer entra a un salón o un sitio donde hay otras damas, lo primero que le miran las otras es los pies y el bolso que lleva. Ambos te dan un estilo”, acotó.

En cuanto a los varones, la fotógrafa de estudio, manifestó que la tendencia actual es que luzcan barba y cejas perfectas. Sin embargo, expresó que al ser el reloj el accesorio más visible para todos “al portar uno llamativo y de buena marca le otorga otra imagen a quien lo luce”.

Lo mismo, a su criterio, pasa con el que se pone una fragancia agradable y duradera. “Cuando un hombre lleva un buen perfume y da la mano a otra persona o la saluda con un beso da una buena impresión. La gente queda cautivada y no importa su apariencia. Es un plus que lo hace interesante”.

La asesora de imagen aseveró que los cronómetros de mano impresionan y el saber combinarlos, de acuerdo a la ocasión, es fundamental.

“Uno o varios son los que se usan para la oficina, pero ya cuando se trata de otra circunstancia hay que utilizar el adecuado. Por ejemplo, cuando se acude a una actividad deportiva o fuera de la ciudad”.

Colores y fragancias revelan la personalidad
La magister en Sicología, Grace Moreira está consciente de que los zapatos y carteras, por ser los artículos más visibles, le dan más caché a una mujer.

“No es lo mismo portar calzado negro todos los días, que lucir diferentes modelos y colores a lo largo de una semana”, resaltó.

La también asesora de asuntos relacionados a la mujer y la familia recordó que las damas “por naturaleza son más vanidosas que los varones. Nosotras buscamos que se note nuestra feminidad y esa es una manera de darse más distinción”, replicó.

En cuanto a los implementos que usan los varones acotó que son pocos, entre ellos: relojes, esclavas, cadenas, anillos y otros.

“Los caballeros apuestan más por aquellos que sirven no solo para saber la hora, sino que pueden combinar con la ropa que llevan puesta. Así, uno es que lucirán cuando se ponen un terno y otro a la hora de realizar una actividad deportiva o de campo. Una lógica parecida se da en las mujeres con las carteras y los zapatos”.

Los colores de los bolsos y del calzado femenino revelan la personalidad de ellas. “Quien tiene muchos tonos denota que es más alegre o un poco más extrovertida”.

Moreira enfatizó que lo mismo pasa en el caso de los perfumes. “Las esencias y colonias de marca pueden revelar muchas cosas.

De acuerdo a los aromas que escoge quien los compra, se puede identificar el carácter o ciertos rasgos. Hay dulces, florales y maderados. Estos últimos son para las personas más fuertes, más románticas, más intensas”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: