La proporción de las infecciones respiratorias en el país es de 3,1% y ha permanecido en bajos niveles

Más de 408 mil adultos mayores de 65 años recibieron la vacuna contra la influenza

- 08 de octubre de 2014 - 00:00
Si ya presenta los síntomas, las autoridades sanitarias aconsejan acercarse al centro de salud más cercano para iniciar el tratamiento médico oportuno. Foto: Cortesía del MSP

La proporción de las infecciones respiratorias en el país es de 3,1% y ha permanecido en bajos niveles

“Yo nunca creí que una gripe podría complicarse tanto”, comentó Carla Maldonado, una ama de casa de 45 años, quien estuvo internada cuatro días en el hospital Eugenio Espejo e incapacitada por varias semanas, debido a un cuadro agravado de influenza.

Carla recuerda que, ante los primeros síntomas, empezó a tomar analgésicos que tenía en casa, lo que ocasionó que las molestias se escondieran mientras se agudizaba la enfermedad. Jenny Ojeda, técnica de la Dirección Nacional de Vigilancia Epidemiológica (DNVE), del Ministerio de Salud Pública (MSP), recalcó que la automedicación es un grave problema para la detección y atención de las enfermedades y que esta acción es algo que debe evitarse. “Las personas deben tomar conciencia de lo grave que puede resultar tomar medicamentos no prescritos. En Ecuador, esta es una costumbre que puede acarrear muchos problemas. El MSP está listo y tiene la capacidad de atención de todos los casos, pero las personas deben acercarse”.

Marco Cando, responsable del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI), explicó que, desde 2006, para disminuir el riesgo de complicaciones y muertes debido a la influenza, el MSP ejecuta un programa de vacunación dirigida, principalmente, a los grupos de riesgo: menores de 5 años, mayores de 65 años, personal de salud, enfermos crónicos (especialmente los hipertensos), asmáticos, pacientes cardiópatas, inmunodeprimidos, diabéticos, personas con insuficiencia renal hepática y mujeres embarazadas. Para este año, la DNVE, encargada de definir la incidencia de la enfermedad a escala nacional y por grupos etarios, incluyó en el grupo de riesgo a personas de 50 a 65 años.

Según datos del PAI, en la última campaña de vacunación, desarrollada desde noviembre de 2013 al 31 de marzo de 2014, se aplicaron dosis a un total de 3’558.120 personas, divididas de la siguiente manera: 1’481.737 niños de 6 meses a 9 años, 1’044.759 adolescentes y jóvenes, 408.798 adultos mayores de 65 años, 622.826 personas en riesgo (trabajadores de la salud, enfermos crónicos, embarazadas).

La influenza, dentro de las infecciones respiratorias agudas, es una de las enfermedades de notificación obligatoria, es decir, sujeta a vigilancia epidemiológica, lo que permite profundizar en su investigación, para establecer prioridades que permitan la racionalización de los recursos. Estas infecciones representan la primera causa de morbilidad, con una tasa de 24,2 por 10.000 habitantes.

Adicionalmente, Ojeda señaló que en este año la actividad de influenza y otros virus respiratorios ha permanecido baja. De acuerdo al último boletín epidemiológico de la OPS, en Ecuador la proporción de Infección Respiratoria Aguda Grave (IRAG) es de 3,1%. La técnica explicó que hubo circulación de influenza tipo B y no de AH1N1.

Estas enfermedades ahora son denominadas influenza estacional, ya que aparecen cíclicamente durante el año, especialmente cuando comienzan las temporadas de lluvia. Son causadas por el virus de la influenza, que infectan el tracto respiratorio (es decir, la nariz, la garganta, los pulmones). A diferencia de muchas otras infecciones respiratorias virales, como el resfrío común, la influenza puede causar enfermedad grave o complicaciones que pueden poner en riesgo la vida de muchas personas.

Ojeda destacó que los síntomas de la influenza son fiebre, tos, dificultad para respirar, cefalea, dolores articulares y musculares. En los pacientes graves se agudiza la dificultad respiratoria, por lo que se requiere hospitalización.

Patricio Calvache, jubilado de 68 años, recordó que acudió al centro de salud de Guamaní por un chequeo de rutina y le ofrecieron la vacuna contra la influenza. “Al principio no quería, porque me pareció que ya estaba muy viejo para que me vacunaran, pero accedí finalmente. Le puedo decir que ha sido una muy buena decisión porque hace tres años que no me enfermo de eso”. Este año la campaña de vacunación se prevé que inicie en noviembre.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: