El sombrero de paja toquilla se promociona desde la capital azuaya

- 24 de marzo de 2019 - 00:00
Miembros de la Asociación Jóvenes Empresarios iniciaron la campaña para usar el sombrero en el país.
Fernando Machado /ET

Un grupo de jóvenes empresarios cuencanos tomó la iniciativa para que esta prenda sea utilizada por los ecuatorianos con más frecuencia. El sombrero es patrimonio cultural inmaterial de la humanidad.

Patricio Albarracín arregla sombreros en la calle la Condamine, en el sector del Vado de la ciudad de Cuenca.

Para el artesano, esta prenda ha quedado solo para las personas de la tercera edad, “mientras que los jóvenes prefieren otro tipo de tejido para lucir en su cabeza”.

Según él, hay una variedad de sombreros de paja toquilla que luce la gente azuaya y en cada cantón esta prenda tiene una diferencia. “Por ejemplo los habitantes de Paute y Guachapala usan un sombrero de copón alto, es muy fácil de identificarlos”.

Albarracín agrega que en el cantón Sígsig las personas usan esta misma prenda con un alero más ancho.

“Mi padre (Luis, ya fallecido) trabajó en este sitio (Vado) por más de 60 años, recuerda su hijo, e indica que veían cómo los cuencanos no solo del sector rural sino también del urbano solían utilizar frecuentemente el sombrero.

Carlos Cárdenas trae a la memoria cómo el cuencano, antaño, tenía al sombrero como parte de su vestimenta, lo que no sucede actualmente.

“Mi padre usaba esta prenda porque decía que le daba elegancia y la llevaba, en especial, los domingo para ir a misa”.
Lamenta además que ahora no quieran usar el sombrero, “cuando sabemos que es muy nuestro y que en el exterior es muy codiciado”, manifestó el ciudadano.

El sombrero de paja toquilla no es exclusivo del hombre o de la mujer campe- sina del Azuay, sino una prenda de vestir de origen ecuatoriano, elaborado tradicionalmente de forma artesanal y utilizado por cualquier clase social.

En la sala de exhibición de la empresa Homero Ortega se puede apreciar una variedad de sombreros (foto).  

El origen de este sombrero ha sido atribuido, equivocadamente, a Panamá, ya que su uso se popularizó durante la época de la construcción del conocido Canal, sin embargo, el sombrero es netamente ecuatoriano, nacido en las provincias de Manabí y Azuay.

El sombrero de paja toquilla tiene profundas raíces ancestrales.
No se conoce con exactitud la época y año en que se empezó a manufacturar “aunque algunos historiadores señalan que se remonta al

Período Formativo (3.500 a.C–500 A.C), representado principalmente por las culturas Valdivia y Chorrera”, según un dato del Ministerio de Turismo del Ecuador.

Jóvenes por el rescate del sombrero de paja toquilla

Al darse cuenta de que el sombrero no es muy utilizado por los propios cuencanos, un grupo de jóvenes emprendedores inició hace un mes una campaña que se extiende a nivel nacional.

Según Nicolás Muñoz, presidente de la Asociación Jóvenes Empresarios (AJE), la idea es concienciar en los ciudadanos el valor que tiene esta prenda y darle la importancia que se merece por ser parte de la identidad ecuatoriana.

Cada viernes, los jóvenes van a sus oficinas con el sombrero de paja toquilla sin dejar su terno ni sus actividades agendadas.
“No solo queremos que el sombrero, que es muy nuestro, sea usado en Miami, sino también en nuestra ciudad y país”, dijo Muñoz.

Esta es una Asociación de 180 socios a nivel nacional, de los cuales 50 jóvenes están en la ciudad de Cuenca.
El proyecto se llama #HatFriday y tienen en mente hacer que el sombrero sea parte de la vida cotidiana de los que viven en Ecuador.

“Cuando vamos a Europa, antes de sacar el pasaporte, lo primero que hacemos es ir al centro para comprar el sombrero, e igual se debe hacer en el país”, dijo.

En tanto, para la joven empresaria Johana Cornejo, esta campaña debe extenderse por todo el país para que el ciudadano vaya notando cuán importante es nuestro sombrero: “es una pieza elegante y tanto hombres como mujeres podemos utilizarlo cuando haya o no sol; es un complemento e incluso los niños lo pueden utilizar, no solo por belleza sino también por salud”.

En tanto, Adriana Serrano, también empresaria, manifestó que los habitantes del país no conocen la real valía del sombrero.
“Muchas de las veces ni siquiera saben de dónde salió esta prenda”, acotó. (I)



Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: