Según datos del viceministerio de movilidad humana, 5 mil personas han realizado el trámite de importación de menaje de casa

La tristeza de ser migrante: Washington cuenta sus historias en EE.UU. y España

- 04 de enero de 2015 - 00:00
Washington Guamán, de la comunidad de Quilloac, trabaja en el proyecto de alfabetización a adultos mayores. Su labor, se la debe a sus estudios. Foto: José Luis Llivisaca / El Telégrafo

Según datos del viceministerio de movilidad humana, 5 mil personas han realizado el trámite de importación de menaje de casa

Washington Guamán calificó como “dura” su estancia en el extranjero. Este hombre de 36 años, no solo emigró a España, sino también a Estados Unidos, en donde —dijo— tuvo que “aguantar” un sinnúmero de humillaciones y burlas para poder trabajar.

“Fue duro vivir en otros países: te mandan a hacer cualquier trabajo y te pagan poco, cuando reclamas, te dicen que van a hacer que te deporten”, relató.

Él es de la comunidad de Quilloac en Cañar; vivió desde 1998 hasta 2011 en el país europeo, en donde realizó trabajos de agricultura; mientras que en el país del norte residió desde 2001 hasta 2008. En este último laboró en construcción y como chofer.

Hace 6 años regresó al Ecuador. Su esposa, con quien tiene un hijo, le decía que la situación había cambiado, algo que Washington solo constató a su regreso.

En el recuerdo —dice— quedan las humillaciones que tuvo que vivir mientras estuvo en el extranjero; ahora, indicó, disfruta de la libertad y los derechos que su país le ofrece. “Aquí es el verdadero Sumak Kawsay, porque en otros países no tenemos nada”, dijo.

Cuando Washington regresó al Ecuador decidió continuar sus estudios para ser profesor en el Instituto Bilingüe Quilloac.  

Cumplió su meta y en 2011 obtuvo su título; además, comenzó a laborar en el mismo instituto como profesor de inglés, idioma que aprendió mientras vivía en Estados Unidos.

Desde el año anterior este cañarejo trabaja como técnico territorial en el proyecto de alfabetización de adultos mayores del Ministerio de Educación. Su crecimiento laboral se lo debe al esfuerzo que hizo para estudiar.

“Tengo a mi familia, tengo mi trabajo, a mi esposa —quien también se graduó—, entonces, ya no quiero salir de mi país”, acotó.

La situación no es la misma para Rubén Herrera, un lojano que, al igual que Washington, tuvo que migrar para ofrecer mejores condiciones de vida a su familia.  

Herrera vivió durante 12 años en Valencia (España). Hace 7 años regresó al Ecuador, en donde, dijo, ha encontrado el calor familiar, pero no así, un trabajo fijo.

Se ha dedicado a cultivar sus terrenos y ahora, junto con otros 20 migrantes, busca el apoyo del Viceministerio de Movilidad Humana, para desarrollar un proyecto de envejecimiento de arroz. “La idea es trabajar todos ahí porque ninguno de nosotros tiene profesión ni un trabajo”, dijo.

Herrera, al igual que sus compañeros, espera que con el funcionamiento del nuevo edificio del Viceministerio de Movilidad, cuenten con un espacio en donde se los incentive y ayude con emprendimientos.  

Washington, al igual que Herrera, forma parte de los 70 mil migrantes que el Viceministerio de Movilidad Humana estima han retornado al país desde el 2008.

Estos datos no son oficiales, es por eso que, para este año, la entidad planea realizar un censo nacional para conocer el número exacto de migrantes que han retornado al país.

“Esa es una estimación con base en los ingresos migratorios, por eso vamos a levantar un censo”, dijo María Landázuri, viceministra.  

Las provincias con mayor porcentaje de emigrantes respecto a su población son: Cañar, Loja, Azuay, Zamora Chinchipe.

Por este motivo, en el sur del país, específicamente en Azogues, se construyó el edificio del Viceministerio de Movilidad Humana, que se prevé inaugurar durante el primer trimestre de 2015.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: